Gobierno quiere callarme, pero no pararemos: Cipriano

1594
Cipriano Charrez, Pacual Charrez, Omar Fayad Meneses, Centro de Reinserción Social de Pachuca (Cereso), Carta, Ixmiquilpan, Huelga de hambre
ADRIANA HERNÁNDEZ

Pachuca.- Esta mañana, el diputado federal desaforado Cipriano CP aseguró que el gobierno estatal encabezado por Omar Fayad Meneses intenta callar y detener la lucha que ha realizado por años en busca del bienestar de los pueblos indígenas hidalguenses; sin embargo, no se detendrá.

A través de una carta leída por el hijo del legislador, quien se encuentra recluido en el Centro de Reinserción Social de Pachuca (Cereso) desde el pasado viernes por presunto intento de homicidio en contra de su hermano y alcalde de Ixmiquilpan Pascual CP, externó que luego de la huelga de hambre que inició desde hace más de 130 horas en señal de protesta, su cuerpo está debilitado pero su mente y espíritu de lucha siguen intactos.

“Creo que es tiempo de hablar de los responsables de todo lo que ha pasado, en primer lugar el gobierno estatal aprovecha las debilidades de un presidente municipal corrupto y lo alinea a sus fines de atacarme con la promesa de perdonar al final de su mandato el saqueo del presupuesto municipal”.

Asimismo, dijo que se aprovecha de la ambición de dinero y poder de Marco Antonio Martínez y tres regidores más de Ixmiquilpan, con la promesa de paga y una candidatura, para separarlos y atacarlo por la espalda con una violencia pocas veces vista.

“Quieren callarme y enterrar los deseos de justicia y bienestar de los pueblos, ya vimos que son tan brutales y despiadados, no conocen de valores morales, solo el precio monetario, traicionan al pueblo con tanto cinismo, han demostrado ser indignos de las funciones que desempeñan o desempeñaron, indignos de la confianza de la gente porque su mayor mérito es la traición y puñalada”.

En ese sentido, recalcó: “Podrán silenciar a un hombre pero no los gritos de justicia, de libertad, de protesta, de traidores y represores, porque resonarán en sus oídos por el resto de sus días; que Dios los perdone por sus malas acciones no sólo contra mí, sino contra las aspiraciones de justicia, bienestar y libertad de todo el pueblo”.

A la par, apuntó que él y las personas que lo apoyan no pararán de trabajar para mejorar la vida del pueblo y sus familias, para que “nunca vuelva la pobreza y desesperanza a la vida de un niño indígena”.

Finalmente, agradeció a los líderes y dirigentes de Ixmiquilpan y otros municipios del Valle del Mezquital que ayer acudieron en caravana para manifestarse y externarle su solidaridad. En tanto, su familia coincidió en que el asunto “es un problema donde gobierno metió las manos”, pues incluso acusaron que no permiten verlo ni tener contacto con él.

Más información en la edición impresa de mañana

Comentarios