El aula magna Alfonso Cravioto Mejorada, del Ceuni, fue el lugar elegido para dar cuenta de lo efectuado en un año de administración

Mineral de la Reforma.- El devenir de autos en el estacionamiento del Centro de Extensión Universitaria (Ceuni) era quizá comparado con cómo transcurría el tiempo para que dieran las siete de la noche, hora estimada para el segundo informe de la administración universitaria de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Personalidades se dirigían por el perímetro de las poco usuales vallas de seguridad que se extendían desde la calle hasta el inicio de las escaleras, en su camino, invitados encontraban a amigos, compañeros o conocidos que saludaban e intercambiaban pláticas y luego se dirigían con paso relajado.

A la entrada del aula magna Alfonso Cravioto Mejorada, lugar que enmarca los recientes informes de la administración, los asistentes esperaban a ser conducidos a sus respectivos lugares; entre académicos, administrativos, diputados federales y locales, alumnado, rectores y vicerrectores de diferentes universidades del país, presencia de los tres poderes de la nación y el estado transcurrían los minutos para el inicio del evento.

A la llegada del gobernador del estado Omar Fayad le precedió el comienzo de la solemne sesión del Honorable Consejo Universitario, guiada por el secretario general Agustín Sosa Castelán y la presentación de los asistentes empezando con el Ejecutivo estatal y siguiendo con el primer universitario, Adolfo Pontigo Loyola.

Ovaciones por cada uno de los presentados, unas más intensas que otras, dieron pauta al informe ampliado de los resultados de 2018; el rector con solemnidad puntualiza acciones en materia de cobertura educativa, investigación, extensión y se detiene para hacer reconocimientos a personalidades como Carlo Eduardo Medina Solís, cuarto investigador en alcanzar el nivel tres en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Flashes de cámaras colocadas a la distancia parpadean en dirección al estrado dispuesto, los presentes acompañan con aplausos a los reconocidos y los datos de rubros como movilidad académica, docencia, infraestructura y manejo de recursos.

Las palabras de Pontigo Loyola cobran más fuerza cuando menciona los pronunciamientos recientes en los que se imputa a la universidad anomalías en dicho manejo y es enérgico al decir que ante todo, la máxima casa de estudios de la entidad es responsable con su rendición de cuentas y lo que informa al Estado.

Agradece al presidente del Patronato de la UAEH Gerardo Sosa Castelán y los aplausos estallan en el aula, palmas que se extienden por un considerable tiempo, cesan cuando el rector continúa con los resultados y en una parte, casi al finalizar se detiene a agradecer a su familia, presente en el aula, más aplausos; después se ve a los integrantes de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma del
Estado de Hidalgo (OSUAEH) acomodarse en los atriles de manera discreta.

Una pausa más se encargó de presentar el video que representa a la comunidad universitaria, que mostró nuevos espacios y datos que formaron parte del documento entregado al consejo.

La defensa de la autonomía y la ratificación de la misión que tiene esa casa de estudios enmarcaron el final de las palabras de la intervención de Adolfo Pontigo; la comunidad universitaria expresó un amplio respaldo con el famoso Goya y el Managua con puño en alto que denotaba la unidad de universitarios.

Y llegó el momento de la intervención musical, a cargo de la OSUAEH, seguido del mensaje de Jaime Valls Esponda, secretario general ejecutivo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies), uno con sentido de respaldo, pero también un llamado a la Secretaría de Educación Pública (SEP) para atender las cuestiones de asignación de presupuestos a las universidades públicas.

Finalmente, llegó el turno del mandatario estatal Omar Fayad, quien de manera diplomática reiteró su respaldo a la Autónoma de Hidalgo: “La UAEH siempre contará con mi respaldo, mi respeto y mi solidaridad”.

El himno nacional enmarcaba los minutos agonizantes del evento y el desfile de nueva cuenta de invitados que abordaban sus autos o que se dirigían al centro de convenciones universidad, donde la convivencia y los abrazos de felicitación se volvieron constantes durante las siguientes horas.

Comentarios