Gracias lector por la chamba

222
chamba
  • A ustedes
    les debo mis primeros acercamientos con el periodismo que hoy ejerzo y del que vivo aprendiendo (así en gerundio)

Pachuca

Si hay una manera clara de empezar este bonito texto es, y es que a veces se nos olvida, la de agradecerle a usted lector por darnos de comer, por comprar su ejemplar que con los módicos seis pesos, que en sumas mayúsculas sale para que comamos directivos, reporteros, correctores de estilo, paginadores, compañeros de sistemas, ventas, administración y más.
Y hoy en el octavo aniversario no queda más que hacerlo público y explícito, gracias por ayudar a mantenernos durante estos cerca de 3 mil días, gracias a ustedes soñadores y estudiantes llegamos a una estructura como esta.
A ustedes les debo mis primeros acercamientos con el periodismo que hoy ejerzo y del que vivo aprendiendo (así en gerundio); en enero de 2015 comencé mi servicio social con mi maestro y hoy muy querido amigo Alejandro Galindo Sandoval en la sección de cultura, mi primer evento, una crónica despedazada de la obra de Ben Jonson, Volpone y el zorro.
Alejandro me dio las bases del no uso de gerundios, los verbos compuestos y las cacofonías que todavía se me salen; me invitó al suplemento dominical que en ese entonces se publicaba en este diario y hoy es una agencia de difusión cultural, La Recoleta, y me mostró que no siempre se tiene que ser serio para escribir los textos, al contrario, hay que ponerle mucho corazón.
Pero los tiempos y el destino nos alcanzaron y mi maestro se cambió de ciudad, mi servicio social terminó y tuve que salir de aquí con el corazón roto y los sueños por los suelos.
Me fui en septiembre de 2015 y para marzo de 2016 me llamó Gerardo Neria, hoy jefe de información, y me ofreció el puesto de auxiliar de redacción, la cita era unos días después de la llamada y cuando se dio, junto con el director editorial Jorge Romero, me explicaron el puesto que me ofrecían.
No dudé en aceptarlo, arreglé mis asuntos escolares, porque aún estaba en la carrera de ciencias de la comunicación y comencé a darle duro a la auxiliaría, meses más tarde, me convertí en este aprendiz de reportero que anda tras la nota, tras la chuleta y con la mente y el corazón siempre fijos en que usted esté un poco más informado y, sobre todo, más sensible a lo que nos pasa.
Así que este agradecimiento es a usted que desde hace 13 meses, y al diario hace ocho años, me permite llevarle, según lo que aprendo, lo más importante hasta su hogar.
Eso sí, tampoco se quede contento, porque no solo es partícipe de este diario cuando paga sus seis pesos, usted es parte cuando nos llama para denunciar algo, nos pide información, nos grita por teléfono y hasta cuando nos mienta la madre por redes sociales.
Entonces, haga su parte, yo hago la mía y aunque el camino sea complicado, demostremos que ¡la verdad nos hará libres!
Gracias por la chamba, aquí andamos.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios