Jiutepec, Morelos. La decisión del alto mando de Acción Nacional de impulsar al diputado federal morelense Javier Bolaños Aguilar a la presidencia de la Cámara de Diputados, así sea por seis meses, no tiene desperdicio en esto de la carrera por el gobierno de esa entidad gobernada por el perredista Graco Ramírez Garrido Abreu, encomienda que concluye el 30 de septiembre de 2018.
Y Graco ha hecho todo lo posible para apisonar el camino del retorno del PAN o del PRI a palacio de gobierno. La oferta electoral de ese tabasqueño que vino a gobernar Morelos se ha diluido en espacios de la demagogia; por más que presuma que a la entidad retorna la seguridad y baja el índice de delitos, muchos de ellos vinculados al crimen organizado, la realidad es otra.
Y el hartazgo apareció ayer como una extraordinaria llamada de atención que puede derivar en la resistencia civil en Morelos. Los morelenses están hasta la madre de ese gobernador que ahora tiene la ocurrencia de venderse como un prócer a la presidencia de la República.
En Morelos no encontré a alguien que hablara medianamente bien de Graco y, como decía, ayer el denominado Frente Amplio Morelense (FAM) marchó hacia la Ciudad de México. Demandaron sus integrantes al presidente Enrique Peña Nieto la destitución del gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu y someterlo a juicio político junto con quienes han sido sus socios y cómplices en ese proceso de deterioro político, económico y social de Morelos.
Lamentablemente no existen las condiciones como para que el Senado de la República pueda constituirse en tribunal y enjuiciar a Graco o declarar desaparición de poderes en aquella entidad que derivara en la defenestración e incluso someter a proceso penal a ese personaje de la picaresca política mexicana.
Nadie quiere a Graco y este ha utilizado todos los medios para victimizarse; se llama blanco de ataques y campañas dirigidas para echarlo del poder, pero sabe que por más que se paguen desplegados en los diarios o se presenten denuncias en los medios electrónicos no hay, por lo menos visibles, condiciones de ingobernabilidad que, como decía, lleven al Senado a declarar la desaparición de poderes.
Lamentablemente Graco ha demostrado ser un consumado demagogo que vendió la oferta de que caería el maná del cielo para llevar a Morelos a niveles de gobierno y sociedad modelos de cero delincuencia y próspera actividad económica generadora de empleos y riqueza. Una gota que ha derramado el vaso, es el galopante nepotismo que priva en la administración pública estatal.
La diputada federal panista Margarita Alemán Olvera refiere que la falta de diálogo y comunicación de Graco, amén de la escasez de resultados en la lucha contra la delincuencia organizada, ha provocado que la sociedad muestre su inconformidad por la situación que priva en la entidad.
En una charla con reporteros que cubrimos la tercera Reunión Plenaria de la diputación federal del PAN, celebrada en el hotel Camino Real de esa localidad conurbana al municipio de Cuernavaca, la legisladora comentó que las movilizaciones, como la de ayer, no son convocadas por el rector de la Universidad Autónoma de Morelos Alejandro Vera Jiménez, por el obispo o los líderes de transportistas, sino por la sociedad civil.
La inseguridad, acotó, es una realidad y no se puede ocultar a pesar de los discursos del mandatario estatal. Todo lo que ha sembrado Graco Ramírez lo está cosechando, como es la falta de comunicación y de diálogo, así como el odio que ha creado entre liderazgos importantes y hoy la población lo está sufriendo.
Mire usted, si el objetivo es allanar el camino al diputado Javier Bolaños Aguilar para placearlo en las ligas mayores como presidente de la Cámara de Diputados, es buena estrategia y Graco le hará la tarea con ese desgobierno que desempeña.
Lo malo es que no estamos en aquellos tiempos en los que el presidente de la República decidía el destino de un gobernador. Bien que se haya terminado la época del presidencialismo absoluto, malo que no haya posibilidad de frenar a estos virreyes que tienen a su servicio al legislativo local y, si usted gusta, hasta al Poder Judicial. Impunidad habemus. Digo.

[email protected]
www.entresemana.mx
@msanchezlimon

No votes yet.
Please wait...

Comentarios