Acapulco.- El gobernador de Guerrero Héctor Astudillo Flores pidió “no magnificar” la explosión de un coche bomba en un poblado que está a 40 kilómetros de Acapulco, dijo que el episodio ocurrido en Xaltianguis confirma que los grupos que se disputan el control “se llevan pesado y ese es el problema”. Condenó la acción debido a que causa “temor y alarma” entre los habitantes del lugar.

En declaraciones, al concluir un acto de colecta de la Cruz Roja en la explanada de la Promotora Turística (Protur), en la zona Diamante de Acapulco, Astudillo Flores manifestó que el episodio ocurrido enfrente de la comandancia de la Policía ciudadana de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) es derivada de los conflictos entre dos grupos, sin precisar cuáles, e indicó que ha estado en contacto con la Fiscalía General de la República (FGR) quien realiza la investigación de los hechos.

Agregó que tienen información de quiénes estuvieron antes del estallido, quiénes estuvieron cerca del vehículo Sentra blanco en el que se encontraba el artefacto y “sin duda, esto requiere de una investigación más a fondo y colaboración de quien pueda dar datos”.

Aseveró que los hechos “son desafortunados, lamentables. El reprobable acto que causó alarma en la población, pudo haber tenido consecuencias muy graves, pero afortunadamente no tuvo ninguna circunstancia de lastimar a nadie”.

Héctor Astudillo añadió que ese hecho de violencia en la zona rural del puerto es “muy malo”, porque se da a unos días del inicio del Tianguis Turístico que inaugurará el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador este domingo.

“No pasa en Acapulco, sino a 40 kilómetros, y se aprovecha la circunstancia como si lo tuviéramos aquí. No fue en Acapulco, fue dentro del municipio de Acapulco, ayúdenme ustedes a no magnificar esto, porque no se debe magnificar”, precisó.

Cuestionado sobre si se va a reforzar la seguridad en Xaltianguis, respondió que sí e insistió en la importancia de que localmente “no magnifiquemos algo que no tuvo ninguna consecuencia, que es muy grave, que se tiene que investigar, pero no fue en Acapulco, sino a 40 o 50 kilómetros de aquí”.

Comentarios