Los grupos folclóricos independientes son aquellos que no pertenecen a ninguna institución gubernamental (casas de cultura, clubes, etcétera); todos ellos nacen por la inquietud de padres de familia conocedores de la importancia de que sus hijos realicen un actividad cultural por las tardes o fines de semana, en donde aprendan una disciplina y ocupen su tiempo libre en algo que los aleje de la vagancia, las drogas y del alcohol.

Los grupos independientes se dedican desde su fundación a la lucha por la recuperación, promoción, difusión y preservación de las tradiciones y costumbres que nos identifican como mexicanos; estas agrupaciones necesitan tener una producción de vestuarios acorde al repertorio que pretenden llevar a cabo en diferentes presentaciones artísticas, lo que implica un enorme gasto, ya que en esta actividad cultural es imprescindible adquirir la indumentaria lo más auténtica y original posible, que corresponda a la entidad federativa que están trabajando en el montaje de los bailes a representar.

El material para producir el vestuario y accesorios tiene un costo muy elevado, causando un impacto muy fuerte en los bolsillos de las personas involucradas y es un gasto que los directores de los grupos independientes tienen que afrontar conjuntamente con sus alumnos y muchas veces con el apoyo de los padres de familia de los mismos, haciendo cooperativas, rifas o algún tipo de evento que les permita recolectar dinero para así solventar estos gastos; desgraciadamente, las autoridades encargadas de apoyar a la cultura, ya sea a nivel estatal o municipal, les niegan a estos grupos apoyos económicos para la adquisición de vestuarios, argumentando que el gobierno no destina recursos para impulsar la cultura en los municipios.

En casi todos los grupos folclóricos independientes, muchas veces el mismo director tiene que aprender corte y confección para él mismo hacer el vestuario y así ahorrarse al menos la mano de obra de los trajes que va a utilizar, para así de alguna manera hacerse poco a poco de vestuario.

Otra forma en la que trabajan estos grupos es solicitando a los padres de familia de sus integrantes el apoyo para que ellos mismos adquieran los vestuarios, pero por el hecho de ser muy caros y por la situación económica por la que atraviesan muchos de ellos, algunos padres de familia deciden que sus hijos abandonen el grupo y ya no asistan más a los ensayos y presentaciones, lo que es la causa principal de que los directores decidan terminar y desintegrar sus agrupaciones.

México atraviesa por un sinnúmero de problemas, tanto económicos como políticos y culturales. Aun así es un país con una gran diversidad cultural, tanto en música, bailes, artesanías, etcétera; y se destaca en el mundo por su gran diversidad cultural; desgraciadamente, las autoridades encargadas de promover la cultura no destinan recursos económicos específicamente que apoyen a los grupos folclóricos independientes, pues son ellos los encargados de promover y rescatar nuestras tradiciones. Hemos visto que estos grupos atraviesan por una serie de problemas, tanto discriminatorios hacia varones como la deserción de alumnos y directores que no quieren continuar con su trabajo, pues no tienen el apoyo económico por parte de las autoridades correspondientes para cubrir sus necesidades operativas.

Comentarios