El libro de la semana

Consejero editorial

El doctor Alberto Enrique Rojas Martínez, profesor investigador del laboratorio de ecología de poblaciones, del Centro de Investigaciones Biológicas, UAEH/ICBI, nos hizo interesantes comentarios sobre Guía de los mamíferos de la reserva de la biosfera barranca de Metztitlán, Hidalgo, México. Nos comentó que es un libro escrito con especial atención a los habitantes de la reserva de la biosfera barranca de Metztitlán. Por lo anterior es una guía en un lenguaje sencillo y diseñada para identificar visualmente a esos animales.

Los mamíferos son animales nocturnos, de naturaleza esquiva, que rehúyen a la presencia humana; por esta razón solo se les puede observar por unos instantes y únicamente queda en la mente de las personas la figura del mamífero. Con esta imagen el lector puede hojear rápidamente el libro hasta la sección de los animales que tienen la figura guardada en la mente y leer la información más relevante sobre los animales que se parecen al que observó. Esta información consiste en una breve descripción, algunos datos ecológicos y, sobre todo, aspectos que resaltan la utilidad de estos animales en el ambiente, pues como un legado de la dominación española consideramos que todos los animales que viven en el campo son dañinos para las actividades humanas, acusándolos en lo general y sin razón de comer gallinas.

La reserva de la biosfera barranca de Metztitlán es el área natural protegida más grande del estado de Hidalgo, con una extensión de 96 mil 43 hectáreas; apenas ocupa 4.6 por ciento del territorio del estado y protege principalmente ecosistemas semiáridos dominados fisonómicamente por agaves, nopales y cactáceas columnares. La reserva contiene un complejo de barrancas profundas y escarpadas en las que se desarrollan diferentes tipos de vegetación, lo que a su vez permite que habiten en ella 75 especies de mamíferos silvestres (agrupados en siete órdenes, 19 familias y 54 géneros), que representan más de la mitad de las que existen en Hidalgo (51.4 por ciento). El listado que aquí se presenta es el resultado del estudio de 12 años de trabajo realizado por el laboratorio de ecología de poblaciones (sección mamíferos) del Centro de Investigaciones Biológicas, en el Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, y que fue financiado en los últimos seis años por el proyecto Diversidad biológica del estado de Hidalgo FOMIX-HGO.-43761; FOMIX-HGO.-95828 y FOMIX-HGO.-191908.

Hasta el momento, no existe una publicación que pueda ser consultada por un público amplio, con información calificada, confiable y útil sobre las características biológicas básicas de estos organismos. Esta información es indispensable para que la población reconozca el papel que tienen los mamíferos en el mantenimiento y la estabilidad de las comunidades vegetales de la reserva. Por este motivo, es fundamental poner al alcance de los pobladores de la barranca de Metztitlán y de cualquier persona interesada, el conocimiento real sobre las especies de mamíferos que la habitan, con la finalidad de que sean reconocidos, valorados y conservados como una parte integral de los ecosistemas que protege la reserva.

Importancia de los mamíferos

Los mamíferos son animales que pueden identificarse fácilmente porque tienen el cuerpo cubierto de pelo, alimentan a sus crías con leche materna y son animales muy inteligentes. A diferencia de lo que las personas piensan, en México la mayoría de esos animales son de pequeño tamaño y pesan menos de cinco kilogramos. Solo algunos de ellos, como los mapaches, coyotes, jabalíes, gatos monteses, pumas o venados pueden tener un mayor tamaño. Independientemente de su talla, los mamíferos son animales muy importantes para los ecosistemas que habitan, pues sus actividades tienen un impacto considerable sobre la dinámica de la naturaleza. Por lo anterior, existen animales que se alimentan de plantas, o de frutas, algunos de polen y néctar, otros de insectos, algunos más de carne o carroña, mientras que también los hay omnívoros. Los mamíferos son animales voraces y muy activos, por lo que son capaces de transformar la estructura del ambiente al controlar plagas, dispersar semillas o polinizar plantas, con lo que contribuyen a mantener la estructura de la vegetación estable.

Los mamíferos contribuyen al buen funcionamiento de los ecosistemas que habitan. Por ejemplo, los ratones silvestres, que son muy abundantes y voraces, pueden alimentarse de semillas, por lo que su actividad alimentaria regula la estructura de la vegetación e impide que algunas especies de plantas nocivas sean abundantes. Las alteraciones del medio, como la deforestación, pueden provocar que los carnívoros y otros depredadores tengan dificultades para encontrar su alimento, por lo que probablemente lo busquen cerca de los poblados, alimentándose de especie domésticas (por ejemplo gallinas y chivos). Hay que considerar que cuando los mamíferos causan daño a los intereses de la población, frecuentemente se debe a que su entorno natural ha sido alterado por las actividades humanas.

Comentarios