La política siempre ofrece una lectura entre líneas a partir de la cual es posible inferir hacia dónde van las cosas. Si bien en el Congreso local continúa la pugna por la presidencia de la junta de gobierno, ayer se dieron algunas señales de que la ruta por un acuerdo político va viento en popa. Primero, subió a tribuna el diputado morenista Víctor Guerrero Trejo para hacer un llamado a trabajar en consenso con las demás fuerzas políticas representadas en el Congreso local, incluyendo a la fracción priista, con la que han mantenido una lucha por la presidencia de la junta de gobierno prácticamente desde que se instaló la nueva legislatura. Y ahí mismo, en tribuna, las diferentes fracciones respondieron positivamente al llamado a trabajar hacia una misma dirección y “por los intereses de Hidalgo”. Luego, en un movimiento que no se esperaba, el coordinador de la bancada de Morena Humberto Veras Godoy desistió de ese cargo, cediendo la responsabilidad al experredista Ricardo Baptista González, hecho que podría interpretarse como una señal en ese arte que se llama negociación política. ¿Qué piezas se moverán ahora del otro lado del tablero político? ¿Finalmente el PRI desistirá de su intención de encabezar la junta de gobierno pese a que la mayoría de diputados opine lo contrario? Seguramente en próximos días veremos otros movimientos inesperados en el tablero de la política local. De filón. Los 16 notarios cuya patente fue entregada en la recta final del sexenio del exgobernador Francisco Olvera ganaron un round en la batalla legal que emprenden abogados que luchan por reponer el proceso. Resulta que el juez segundo de distrito en Hidalgo sobreseyó uno de los amparos contra la entrega de 16 notarías a finales de la pasada administración y dictó sentencia. No obstante, queda pendiente un recurso donde el juez anuló la convocatoria por la que entregaron patentes de notarios a exservidores públicos. Ya veremos.

Comentarios