Hidalgo tendrá que esperar seis años más para poder contar con un fiscal especial anticorrupción autónomo e independiente, toda vez que se consumó la designación de un “fiscal carnal” en la persona de Ricardo César González Baños, hasta hace unos días subprocurador de procedimientos penales región poniente, quien obtuvo 24 votos a favor y seis en contra de los diputados del Congreso estatal.
Una vez más en Hidalgo el Poder Legislativo –en el caso de los 24 diputados que dieron su voto en pro de González Baños– demostró que carece de autonomía frente al Poder Ejecutivo, y que sirve como mera oficialía de partes dando trámite y autorización a las propuestas enviadas por el titular del Ejecutivo en turno. Los que se dicen ser representantes del pueblo, de nueva cuenta le dieron la espalda a la gente que votó por ellos, designando a un fiscal anticorrupción de pantomima.
El gobernador Omar Fayad Meneses realizó una hábil jugada al devolver a los diputados una terna con los nombres de los primeros tres lugares de la lista de 10 aspirantes que los legisladores “seleccionaron” de un total de 36 postulantes a ocupar la nueva fiscalía especial anticorrupción. La terna que el mandatario estatal turnó de regreso al Congreso estatal estaba encabezada por Ricardo César González.
De esa manera, Fayad Meneses, basado en su amplia experiencia legislativa como diputado federal y senador de la República, colocó en la cancha del Poder Legislativo de Hidalgo la “papa caliente” que representó la designación del fiscal especial anticorrupción, ya que los legisladores locales fueron los que propusieron prácticamente la terna que les regresó sin cambio alguno el gobernador, maniobra con la cual se “lavó las manos” como Poncio Pilatos respecto a la designación de Ricardo César González Baños.
En ese sentido, cuando surja alguna situación anómala en torno a las actividades del nuevo fiscal anticorrupción, al gobernador nada se le puede reprochar sino deberá ser a los 24 diputados locales que avalaron con su voto a un “fiscal carnal”, en lugar de optar por la designación de un ciudadano independiente, autónomo, con la preparación académica y experiencia para combatir sin filias ni fobias la corrupción en el estado.
En la sesión del pasado jueves en la que se votó la designación del fiscal especial anticorrupción, diputados de los grupos parlamentarios del Partido Acción Nacional (PAN) y del Partido de la Revolución Democrática (PRD) cuestionaron la autonomía e independencia de Ricardo César González debido a su cercanía con el Poder Ejecutivo, pues hay que recordar que hasta hace unos días fungía como subprocurador de procedimientos penales región poniente de la Procuraduría General de Justicia del estado.
Las diputadas panistas Mariana Bautista de Jesús y Gloria Romero León, durante la discusión del dictamen presentado por la comisión de seguridad ciudadana y justicia del Congreso estatal a favor de la designación de González Baños, expusieron las razones por las que no estaban de acuerdo en respaldar el dictamen referido. En el mismo sentido lo realizó la legisladora perredista Margarita Ramos Villeda.
Sin rodeos, Mariana Bautista le advirtió a Ricardo César González que estarán al tanto de su desempeño al frente de la Fiscalía Especial Anticorrupción para evitar que su nombramiento sea “una mera simulación” y le lanzó el primer reto para que demuestre su autonomía e independencia: Investigar y poner tras las rejas al exgobernador priista Francisco Olvera Ruiz por el presunto desvío de recursos públicos durante su administración.
“Existe un hecho que puede legitimar el cargo durante los cinco años que es poner ante los tribunales competentes al exgobernador Francisco Olvera Ruiz y si su desempeño será profesional e imparcial deberá investigar la administración anterior y no permitirá impunidad ante el saqueo que prevaleció durante su mandato”, manifestó la diputada blanquiazul Mariana Bautista.
Cabe mencionar que junto con los votos en contra de las tres diputadas referidas– dos del PAN y una del PRD– se sumaron los de los legisladores Efrén Salazar, de Morena; Miguel Ángel de la Fuente, de Movimiento Ciudadano y Marco Antonio Ramos Moguel, del PRD, quienes rechazaron con su voto la designación de Ricardo César González Baños.
Los diputados de oposición que votaron a favor de la designación fueron: Luis Baños Gómez, Santiago Hernández Cerón, Cipriano Charrez, Jorge Miguel García y Humberto Cortez, todos del PAN, junto con el perredista Simey Olvera Bautista, quienes avalaron al “fiscal carnal” dándole la espalda a los ciudadanos hidalguenses y cancelando por los próximos seis años la posibilidad de que Hidalgo cuente con un fiscal especial anticorrupción autónomo e independiente respecto de los tres poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), que realmente tuviera los “tamaños” para combatir la corrupción y fortalecer la rendición de cuentas.

Comentarios