“Aquí estoy, sentado sobre esta piedra aparente. Solo mi memoria sabe lo que encierra. La veo y me recuerdo, y como el agua va al agua, así soy, melancólico, vengo a encontrarme en su imagen cubierta por el polvo, rodeada por las hierbas, encerrada en sí misma y condenada a la memoria y a su variado espejo. La veo, me veo y me transfiguro en multitud de colores y de tiempos. Estoy y estuve en muchos ojos. Yo solo soy memoria y la memoria que de mí se tenga”

Descubrir la voz de Elena Garro y sus personajes en la novela Los recuerdos del porvenir, siempre atrapa, seduce e inspira. Con esas palabras me conquistó para siempre, soy lectora fiel de todas sus obras. Este 2016 se cumplen 100 de su nacimiento y también este mes se suma un momento más sin su presencia, ella murió el 22 de agosto de 1998. Nada mejor que recordarla este agosto y buscar sus textos en nuestra Feria Universitaria del Libro (FUL), este espacio maravilloso que ofrece la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y el Patronato Universitario y que se inaugurará el viernes 26 de agosto.
Elena Garro comparte historias envueltas en el placer y el infortunio. La culpa es de los tlaxcaltecas es uno de mis cuentos favoritos. Me encanta el tono seductor y atrevido, la imposibilidad de la fidelidad, el sabor de la tristeza o el aroma de la nostalgia. Vivir con miedo y por eso traicionarse. Desgarrarse por traidora, perderse en mitos y culparse con culpa. Microcosmos y ambigüedad. El cautiverio de la loca que se busca y se reencuentra.
“Su pelo negro me hacía sombra. No estaba enojado, nada más estaba triste. Antes nunca me hubiera atrevido a besarlo, pero ahora he aprendido a no tenerle respeto al hombre, y me abracé a su cuello y lo besé en la boca”
Su novela Testimonios de Mariana son espejos de le mujeres que deseas ser y que inventas ser. Mucho tiempo negó rotundamente que se tratara de ella, pero después aceptó que Mariana era Elena o que Elena se disfrazaba de Mariana. La tinta y el papel atrapan personajes reales con otros nombres pero con los mismos pecados y perversiones. Irreverente y honesta, trágicamente irónica.
“Ahora solo podría afirmar: ¿Mariana? es la mujer que me amó… Aunque puedo afirmar lo contrario: ¿Mariana? es la mujer que jamás me amó… Vivo bajo la impresión de que no existió nunca y de que nunca la amé. Tal vez su recuerdo me incomoda, aunque hay instantes que regresan y entonces veo que ambos quedamos escritos en el tiempo, como esas palabras escritas con tinta secreta y que solo mediante determinada substancia resultan legibles, a pesar de aparecer en un papel en blanco o de llevar visible otro mensaje…”
Celebremos los 100 años de Elena Garro, hagamos un homenaje más a su calidad literaria recuperándola en cada libro que volvamos a leer de ella. Si en la FUL descubren un texto suyo no duden en adquirirlo y volverla inmortal en cada lectura. Recuerden que se inaugura el 26 de agosto y estará abierta hasta el 4 de septiembre.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorEPN: política sin ética
Artículo siguienteInvitan a cursar Prepa en línea-SEP
Profesora investigadora en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM. Especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Ha publicado una gran variedad de libros y artículos académicos. Es columnista tanto en medios impresos como digitales. Ha recibido diferentes reconocimientos por su trayectoria feminista y periodística.