La investigación fue encabezada por Guadalupe López, profesora del ICSa en el área académica de nutrición

Científicos del área académica de nutrición, de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), hallaron metales tóxicos en la sangre de niños hidalguenses, luego de hacer un estudio para detectar la prevalencia de anemia.
Guadalupe López Rodríguez, académica del Instituto de Ciencias de la Salud (ICSa), informó que al examinar una muestra de 900 menores de edad de 82 municipios para conocer el número de niños con dicha enfermedad, los investigadores obtuvieron la presencia de metales tóxicos en la sangre que pueden desarrollar enfermedades como cáncer.
Plomo, cromo, vanadio, arsénico, cadmio y titanio fueron algunos elementos tóxicos que aparecieron en las muestras y que significan un riesgo para la salud, aseguró la científica de la UAEH encargada de liderar el estudio.
Tras afirmar que el arsénico y titanio están relacionados con la anemia, indicó que “estos metales pueden generar hemólisis, es decir, son capaces de destruir el eritrocito y es un potencial riesgo en la salud”.
Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Environmental Monitoring and Assessment, bajo el título “Metales tóxicos en sangre y niveles de hemoglobina en niños mexicanos”, el cual realizó en conjunto con Marcos Galván, Marco González Unzaga, Juan Hernández Ávila y Mario Pérez Labra, todos académicos de la máxima casa de estudios del estado.
Los especialistas utilizaron una técnica científica para eliminar el plasma y después hacer un análisis en el que cuantificaron metales distintos y luego los compararon. El estudio da a conocer que encontraron 35.2 por ciento de plomo, 26.1 de cromo, 25 de vanadio, 52.3 de níquel, 18.2 de arsénico, 11.4 de titanio, 39.8 de silicio y 11.4 de manganeso en la sangre seca analizada.
El trabajo establece que los municipios localizados al norte de la entidad, como en el Valle de Tulancingo, la zona Tula-Tepeji y los colindantes con Puebla, son donde más prevalencia hubo al hallar al menos tres tipos de metales.
López Rodríguez comentó que como consecuencia pueden desarrollarse enfermedades como cáncer, deformaciones genéticas o androcéfalas, y que aun cuando los nutriólogos de la Autónoma de Hidalgo trabajaron con niños, es probable que los adultos también tengan esos metales en el organismo.

hidlguense
La investigadora opinó que la principal causa de la propagación de los metales en la sangre, puede ser el agua que consumen en esas zonas, misma que puede estar contaminada, sin embargo, puntualizó que al ser un trabajo de nutrición humana, el equipo académico solo propuso las posibles fuentes, por ello pusieron los resultados a disposición de otros científicos para que ayuden a determinar las causas.
La experta en epidemiología nutricional llamó a las autoridades a poner especial atención en ese hallazgo, pues manifestó que “nosotros quisimos hacer una alerta con este trabajo, ya que los pequeños con anemia no van a responder a un tratamiento, porque el padecimiento está relacionado con una toxicidad de metales”, sostuvo.

 Dato

El trabajo establece que los municipios localizados al norte de la entidad, como en el Valle de Tulancingo, la zona Tula-Tepeji y los colindantes con Puebla, son donde más prevalencia hubo al descubrir al menos tres tipos

Comentarios