Héctor Zárate, compendio de éxitos en derecho, deportes y periodismo

3864

Nació en Aguascalientes en el muy conocido barrio San Marcos, aludido en temas musicales populares

Pachuca.- Héctor Zárate Durón nació en Aguascalientes en el muy conocido barrio San Marcos, aludido en temas musicales populares. Muy joven, cambió su destino al viajar primero a la Ciudad de México, donde desempeñó diversas actividades y después en 1961 a Pachuca, que se consolidó como su segundo hogar.

Su carrera profesional, por real vocación, fue el derecho, pero en ese marco se anota en exitoso paralelo el haber sido sobresaliente jugador de futbol profesional, boxeador amateur (Guantes de Oro), aficionado práctico en la tauromaquia y relatos de fortuna en grandes faenas o tardes grises sobre los ruedos, así como un reconocido periodista, sobre todo en el deporte.

Pero además, porque hay más, con su esposa Edda Ramírez Álvarez, con quien se unió hace casi 55 años y formó una ejemplar familia con cuatro hijos: Héctor, Ricardo Daniel y Edda, y a sus ocho nietos.

En esa senda de buenaventura ha prevalecido algo que lo distingue: sobriedad en el carácter, trato fino en el que se regalan comentarios agradables, deslindarse de personalismos y seguir siendo un caballero por lo que la vida le ha deparado. Además, externar lo que piensa sin ánimos de confronta.

Las realidades del país Por eso no se deslinda de analizar las realidades de México: “El futuro cercano de nuestro país lo considero, tristemente, más allá de lo lamentable dada la pérdida de los principios sociales que lo rigieron en los tres movimientos nacionales surgidos del pueblo, movimientos que sellaron la libertad a través de la Independencia, la Reforma y la Revolución y de todos sus próceres que en sus momentos enarbolaron, con orgullo, los principios básicos en que se sustentaron”.

Como futbolista, se retiró en 1967. Antes de cerrar ese ciclo en el balompié, decidió continuar la preparatoria para después cursar una carrera profesional. En 1973, obtuvo su título de licenciado en derecho. Siguió adelante en su preparación académica y obtuvo una especialidad, tres maestrías y un doctorado por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), todo en derecho penal.

Es autor del libro Teoría de la conducta penal.

Se ha desempeñado como abogado postulante, actuario, secretario y juez por ministerio de ley en el juzgado mixto menor, juez familiar, agente del Ministerio Público (MP) investigador-determinador en Apan, Ixmiquilpan y sector central (Pachuca). Adscrito en los juzgados primero, segundo y tercero del ramo penal en la capital del estado, así como, con carácter de especial, MP en diversos procesos penales.

Fungió como respetado catedrático en niveles medio, superior y de posgrado en derecho penal, procesal penal y teoría del delito, presentando, asimismo, ponencias en la materia. Su paso en calidad de decente es reconocido.

Amor a la carrera jurídica Se le pregunta cuánto le significó, a la distancia, que fuera considerado para ejercer tantas responsabilidades en un estado que ha sido para él la mejor elección que pudo tomar para su futuro. No supedita la respuesta a tiempo largo. Con el convencimiento de sus formas de pensamiento, como radiografía muy personal, acrecentada por experiencias, vivencias de muchos años ya por ahora atrás.

“Sí, en mi modesto historial jurídico asumí todos esos cargos que refiere en que mi ‘currículum asombra’. Todo ello lo realicé con y por pasión y amor a mi carrera jurídica y al profundo y absoluto respeto que me merece todo ser humano, en forma especial a sus pesares y sufrimientos.

” En mayo de 2015, el entonces procurador General de Justicia de Hidalgo Alejandro Straffon Ortiz, lamentablemente ya desaparecido, le dio posesión como primer titular de la Fiscalía Especial para la Atención a Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión y Periodistas, bajo la adscripción del despacho del procurador, en el que ejerció sus facultades.

Desde enero de ese año, ya el entonces gobernador Francisco Olvera adelantó que ese organismo tendría muy pronto titular. Fue sutil adelanto que cuatro meses adelante se concretó. Era esperado.

Finalmente, Zárate Durón fue seleccionado de una terna de periodistas que también habían estudiado leyes.

Su nombramiento tuvo una gran aceptación entre los comunicadores hidalguenses. “Era el adecuado”, fue lo menos que se externó.

Al referirse a esa distinción, Héctor Zárate da una objetiva respuesta. Real, clara y humana. No se sustrae a emitirla ni lo que le significó finalmente aceptar: “Desde luego, recuerdo la grave responsabilidad que adquirí al asumir la fiscalía, la cual, también ha sido el más grande de los compromisos que asumí en mi vida jurídica. Discerniría, entre muchas cosas, debido a mi calidad también de periodista de muchos años atrás y la gran amistad, agregaría, la gran hermandad existente hasta la fecha con mis hermanos comunicadores.

“Así, con tan delicada misión, de ninguna manera debía descuidar ni un punto ni una coma, mucho menos contenido, esencia y sustancia de cualquier ataque que sufrieran mis compañeros y, como ya dije, hermanos periodistas.

“No soy yo quien diga si cumplí o no con tan grave responsabilidad.

” Al preguntarle sobre política, no se soslaya. Recurre, en su respuesta, a la brevedad y consistencia: “Contundentemente expreso que desde joven he estado afiliado al Partido Revolucionario Institucional (PRI) sin haber buscado ni tampoco sido propuesto a ningún cargo de elección popular”.

Generación 1980-1984 En un acto muy especial celebrado en la Sala J Pilar Licona del centro cultural universitario (CCU) La Garza, de la máxima casa de estudios de la entidad, se reconoció a los integrantes de la generación 1980-1984 “Licenciado Rafael Arriaga Paz” de la licenciatura de derecho en su 35 aniversario como egresados de la institución por desempeñarse en el ámbito profesional con ética y rectitud.

El director del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu) Alberto Severino Jaén Olivas y el claustro académico de la generación entregó un reconocimiento a los integrantes de ese selecto grupo.

Entre otros, se precisó en un comunicado de la UAEH ante familiares, amigos y profesores de los egresados entre ellos Federico Carreño Carrillo, José Manning, Héctor Zárate y Federico Carrillo, a quienes se les ponderó porque con sus enseñanzas los jóvenes lograron abrirse camino en el mundo laboral.

“Esta institución los formó como abogados y sus conocimientos abrevados en las aulas se hacen patentes en todas sus actividades profesionales con honor, ética, rectitud, dignidad y apego a las normas jurídicas, lo que los hace verdaderamente universitarios”, afirmó el magistrado y profesor de esa generación José Manning Bustamante.

También destacó que la centenaria casa de estudios que ha formado muchas generaciones en muchas disciplinas del saber científico se encuentra a la vanguardia del concierto nacional.

Zárate Durón alude a lo académico: “Un reconocimiento de donde quiera que venga tiene una gran significación y honor, más cuando proviene de tanto tiempo atrás y de un grupo de profesionistas que en sus recuerdos estudiantiles tiene presente de manera especial a quienes fueron sus maestros y consideran, positivamente, a aquellos que más los dejaron satisfechos por sus enseñanzas en las aulas”.

En la remembranza, el abogado Zárate señala que fungió como director de comunicación social de la Autónoma de Hidalgo cuando era rector Juan Alberto Flores Álvarez.

Toca en puntos de vista lo que el país enfrenta por el coronavirus (Covid-19).

“Obviamente, la economía incide y depende de lo sanitario, el fenómeno actual lo confirma. La historia describe y prueba que en todos los países que han padecido pestes, en el presente el coronavirus, afecta sensiblemente a todos los estratos sociales, políticos y, desde luego, se vive día con día los económicos.

“El futuro cercano que avizoro para nuestro país, y para el planeta Tierra y, en consecuencia a sus habitantes también, en su economía habiendo recibido un planeta paradisiaco y lamentablemente a través de los siglos ha venido exterminando su hábitat consecuentemente de la naturaleza. Ríos y mares contaminados, bosques extinguidos, oxígeno irrespirable, y más. Lamentablemente, ya nos encontramos en el futuro cercano y ya estamos en él, ya llegó, no solo el país que tanto nos significa, que tanto amamos, de donde orgullosamente somos, sino el planeta Tierra en su totalidad.

“De todo lo anterior, se han desprendido y desprenden todos los males que directamente afectan a lo humano. Queremos empezar por el final sin proteger los principios de vida. Así, sin resguardar su naturaleza, se podrán exterminar los males presentes pero, pesarosamente, es el augurio, vendrán otros iguales o peores. Empezamos por el final sin proteger, vaya, que lamentable, ni menos mejorar los principios.

” Las tardes de toros Gustó de la llamada fiesta de los toros. Mantiene esa afición. Fue de quienes bajaban al ruedo y enfrentaban a bureles jóvenes, por fortuna, reconoce, sin consecuencias graves para él, y supo también del pugilismo “como una forma activa de recurrir a un ejercicio físico” sin pretensiones a un posterior profesionalismo.

Lo que sí consolidó en las canchas fue su disposición al futbol.

Su carrera incluye su paso por las filas de los Tuzos del Pachuca en 1961 por tres temporadas, después de pasar por clubes importantes como Puebla, León, Ciudad Victoria y Morelia.

Al abordar, ya fuera de los estadios, actividades de informador muy sostenidas por sus experiencias prácticas se preparó en la teoría del bien escribir.

Cuenta con un diplomado en actualización periodística impartido en la reputada escuela Carlos Septién García, en la Ciudad de México.

También estuvo tras micrófonos: 26 años de cronista deportivo y taurino en Radio y Televisión de Hidalgo (RTH).

Tras su retiro como profesional, se hizo cargo de la gerencia del equipo Pachuca. Fundó la Cofradía Taurina Hidalguense, el equipo Universidad de Hidalgo de la tercera división profesional del Colegio de Árbitros y el primer conjunto femenil, entre otros.

Con una tendencia invariable en el buen vestir, Zárate Durón también ha enfrentado sucesos, sobre todo familiares, que anímicamente le han afectado.

El último doloroso fue el deceso de su hermano Moisés.

En el ánimo de respetar duelo y tristeza, no se ahonda en el tema. Lo acepta, asiente, mirada nostálgica. Hasta ahí.

Los aportes de Daniel Daniel Zárate, uno de sus hijos y perseverante como su padre en las emociones que se experimentan en el deporte, ofrece muy sintético un universo de acciones emprendidas por su padre y mentor.

Comprimidos, de pocas palabras, algunos temas.

Los datos: Miembro del comité de selección nacional e internacional del Salón de la Fama del Futbol Pachuca. Técnico en agricultura, maestría en sicología jurídica y forense.

La frase, muy sentida de su padre: “Comprender con suficiencia la vida para encontrar bella la muerte”.

Su inspiración: El amor a su familia, el gusto por la música clásica, su devoción a la doctrina cartuja. Autor de un libro de poemas, bohemio de corazón, escritor de canciones, concertista de guitarra, viajar y mucho de que leer.

Agrega Daniel Zárate: “Parecería que ha cumplido todas sus metas de vida, pero siempre hay tiempo de soñar, de los embelesos, aun cuando ya está retirado de toda actividad profesional”.

“Todo ello lo realicé con y por pasión y amor a mi carrera jurídica y al profundo y absoluto respeto que me merece todo ser humano, en forma especial a sus pesares y sufrimientos”

Su carrera profesional, por real vocación, fue el derecho, pero en ese marco se anota en exitoso paralelo el haber sido sobresaliente jugador de futbol profesional, boxeador amateur y aficionado de la tauromaquia

En esa senda de buenaventura ha prevalecido algo que lo distingue: sobriedad en el carácter, trato fino en el que se regalan comentarios agradables

Comentarios