La visita de Adolfo de la Huerta a Pachuca en 1923

Nuevamente Los Místicos contamos con la colaboración del joven historiador pachuqueño Hilario Herrara Tapia. En esta ocasión nos comparte su investigación sobre la visita a Pachuca de Adolfo de la Huerta en 1923, como candidato a la presidencia de la República.
Originario de Guaymas, Sonora, fue un hombre que tuvo una participación relevante en la Revolución Mexicana. Tras el asesinato de Venustiano Carranza el Congreso lo ratificó como presidente interino de México. De los resultados más destacados que dejó su interinato al frente del Poder Ejecutivo (primero de junio al 30 de noviembre de 1920), fue la pacificación, organización y planeación del país. También le correspondió convocar a elecciones para renovar la presidencia de la República y el Congreso de la Unión. En el gobierno electo, encabezado por Álvaro Obregón (1920-1924), estuvo a cargo de la Secretaría de Hacienda, donde fue parte de las negociaciones en las conferencias de Bucarelli, hecho que le costó críticas severas.
Para 1923 se formaron varios partidos políticos con el fin de disputar las siguientes elecciones presidenciales; uno de ellos fue el Nacional Cooperatista, que proponía a Adolfo de la Huerta como contendiente. En un principio no aceptó, pero sus seguidores y amigos hicieron algunas manifestaciones en varios puntos del país para que aceptara ser candidato. Así el 18 de octubre de 1923 confirmó ser candidato para llegar por segunda ocasión a la presidencia de la República. Esta decisión no fue bien recibida por Obregón y Calles, quienes ya sabían de la capacidad y popularidad que generó De la Huerta, por lo que ambos desprestigiaron su candidatura.
El sonorense inició una etapa de proselitismo en las ciudades de México, Tampico y Pachuca, en esta última había un grupo de dirigentes pachuqueños que simpatizaban con él, afiliados al Partido Nacional Cooperatista. Así, el 11 de noviembre de 1923, Adolfo de la Huerta salió del Distrito Federal a las ocho de la mañana en un tren ordinario con varios de sus partidarios, entre ellos algunos diputados del Congreso de la Unión y un grupo de jóvenes pertenecientes a la Sociedad de la Construcción Estudiantil.
Llegaron a la estación central del ferrocarril de Pachuca a la una de la tarde. A las afueras los esperaba una cantidad considerable de simpatizantes, algunos mineros que portaban estandartes y pancartas de Santo Tomás, Santa Ana, El Bordo, San Rafael, Camelia y El Rosario. También algunas personas de las clases más populares de la ciudad asistieron para presenciar la llegada del candidato.
El recibimiento retuvo aproximadamente 50 minutos a De la Huerta. Posteriormente, se desplazó hacia la plaza Independencia acompañado por aproximadamente 6 mil personas, entre seguidores y partidarios, según datos de El Universal y El Demócrata, periódicos de la época.
Caminaron por la avenida Juárez, la calle Guerrero, hasta llegar a Matamoros, a un costado del Reloj Monumental, donde se encontraban las oficinas pachuqueñas del comité del Partido Nacional Cooperatista.
Cuando el candidato y su comitiva llegaron a la plaza Independencia, esta estaba abarrotada de simpatizantes. Los pachuqueños recibieron al candidato Adolfo De la Huerta con consignas, frases y saludos; en los cerros se escuchaba la detonación de los cuetes. Después del pletórico recibimiento y vitoreo popular, el candidato subió al balcón del edificio del comité organizadory dirigió un extenso saludo a los pachuqueños, acompañado del presidente del partido Jorge Prieto Laurens y el señor Castillo Tapia.
Unos segundos después inició un concurso organizado por el instituto político; más tarde compartió algunas de sus propuestas que concretaría si llegaba al poder. Al término le siguieron en la palabra el señor Rafael Vega Sánchez, el diputado Jorge Prieto Laurens, los legisladores José Peraza, por Sonora: Otilio González, Coahuila, y Castillo Tapia por Puebla.
También se encontraban algunos militantes del Partido Socialista Mayoritario Rojo de México, los señores A Salgado y Norberto, todos ellos participaron con un discurso. Al término del mitin la población aplaudió y ovacionó a los oradores. La aceptación fue muy amplia. Los mineros, campesinos y obreros mostraron gran simpatía por De la Huerta.
Más tarde acudió a un banquete, especulamos que fue ofrecido ahí mismo en las oficinas del comité. Una fotografía de la época muestra que el edificio se encontraba en medio de un negocio llamado Droguería Farmacia Universal y un edificio de tres plantas. Teodomiro Manzano, en sus Anales del estado de Hidalgo: segunda parte (1869 a marzo de 1927), refiere que el edificio del comité pertenecía a la farmacia Hermosillo y Ortega.
Finalmente, la tarde cayó sobre la ciudad y el candidato tuvo que despedirse de sus seguidores. Algunos lo acompañaron hasta el tren que lo esperaba para regresar ese mismo domingo a la Ciudad de México.
La visita a Pachuca por Adolfo de la Huerta en su gira como candidato presidencial quedó registrada en fotografías del fondo Casasola en la Fototeca Nacional del Instituto Nacional de Antropología e Historia.