Interponen amparo colectivo pro matrimonio igualitario en Hidalgo

14-pag19-n1Ciudadanos y ciudadanas hidalguenses interpusieron el primer amparo colectivo para lograr el matrimonio homosexual en la entidad.

Yolanda Molina Reyes, coordinadora estatal de la campaña de matrimonio igualitario en Hidalgo, puntualizó que el pasado 8 de agosto fue presentado ante el vigésimo noveno circuito con sede en Hidalgo, el amparo colectivo firmado por seis personas homosexuales y fue radicado en el juzgado tercero de distrito.
“En este juicio de garantías impugnamos la constitucionalidad de los artículos octavo, 11 y 143 de la Ley para la Familia de Hidalgo, los cuales trasgreden el derecho a la igualdad y no discriminación”, indicó.
En conferencia de prensa la coordinadora estatal del movimiento consideró que dicho ordenamiento fomenta estereotipos que no solo afectan a las personas homosexuales, no permiten ejercer el derecho al libre desarrollo de la personalidad de las y los ciudadanos hidalguenses.
Molina Reyes aclaró que la iniciativa es apartidista y son ciudadanos que solo buscan el respeto a derechos humanos, además a nivel nacional la campaña cuenta con dos estrategias jurídicas para impugnar el apego a los derechos humanos de los códigos civiles y leyes para la familia que no permiten las uniones matrimoniales homosexuales y lésbicas.
La primera consiste en generar el acto de aplicación, es decir que una pareja homosexual acuda al registro civil para solicitar el matrimonio y sea negado con base en estas leyes.
La segunda estrategia es a través de la nueva figura del interés legítimo, incorporada en la reforma de 2011 a la Constitución mexicana.

CDHEH, cerrada al tema

De acuerdo con Yolanda Molina, la posición de la Comisión estatal de Derechos Humanos (CDHEH) “es cerrada, de hecho los derechos humanos no pueden considerarse a votación como él planteó y eso deja mucho que desear, pues el ombudsperson debe encargarse de acompañar a las organizaciones civiles para impulsar estos derechos”.
Y es que el presidente del organismo encargado de defender los derechos humanos en la entidad, Alfredo Sepúlveda Fayad consideró que la unión entre personas del mismo sexo no es matrimonio y será el Congreso quien analice esa situación.
“Hay necesidades que deben cubrirse pero no lo deberíamos llamar matrimonio, son contratos desde el punto de vista jurídico. Yo no le llamaría matrimonio, lo llamaría de otra manera para no confundirnos entre una cosa y la otra”, indicó en su momento.