Poca asistencia y mucha seguridad, Grito de Charrez Pedraza

17-pag27-n1Rodeado de fuerte operativo de seguridad y con baja considerable de asistentes, el alcalde de Ixmiquilpan Cipriano Charrez Pedraza llevó a cabo la ceremonia del Grito de Independencia, con participación de al menos 80 policías municipales, 50 estatales y 30 elementos del Ejército.
Durante todo el lunes la cabecera municipal fue sitiada por los elementos del orden que vigilaban los accesos a Ixmiquilpan; en caravanas de al menos 10 unidades y con torretas encendidas vigilaban el primer cuadro de la ciudad y zonas aledañas.
Pese a la notoria vigilancia policiaca puesta en marcha desde el domingo, comerciantes anexos a la presidencia municipal redoblaron precauciones, tal fue el caso de la tienda Oxxo ubicada a un costado del palacio de gobierno, donde fueron colocadas protecciones para evitar acontecimientos similares a la madrugada del 18 de agosto, cuando vándalos quebraron cristales del establecimiento.
Al parecer, el exceso de vigilancia inhibió a los habitantes de Ixmiquilpan quienes prefirieron celebrar el Grito en comunidades cercanas, como la localidad El Fithzi, donde este año la afluencia de visitantes rebasó las expectativas.
Flanqueado por elementos del Ejército, en punto de las 23 horas Cipriano Charrez Pedraza acompañado de su comitiva arribó al balcón municipal donde realizó la ceremonia de la conmemoración del 204 aniversario del Grito de Independencia.
La brevedad del acto orilló a los presentes a retirarse del jardín municipal a temprana hora pese al espectáculo musical. Tal y como lo comprometió el subsecretario de Seguridad Pública estatal Francisco Mayorga Domínguez, cuando fue entrevistado por este medio de comunicación, “la noche del 15 de septiembre en Ixmiquilpan se realizó en paz”.