Herramientas modernas abruman a alumnos y docentes

470
alumnos

Irma Michelle cursa el tercer año de primaria en Tulancingo y constantemente presenta complicaciones

JULIA MARCELA PEDRAZA VARGAS

Pachuca.- Irma Michelle cursa el tercer año de primaria en Tulancingo y constantemente presenta complicaciones de conexión al entrar en reuniones de retroalimentación con su profesora, pocas veces escucha el audio con claridad y eso afecta en su atención a las instrucciones.

“No podemos cambiar de compañía, son muy caras y esta es accesible para nosotros. Nuestra prioridad es ella”, mencionó su madre, quien adquirió el paquete de Internet y cable de una empresa para facilitarle el acceso a las cátedras de su hija.

Para algunas familias, el pago de un servicio de Internet no es una opción y en casos de educación básica muchos no cuentan con un televisor para sintonizar los canales donde son transmitidas las clases, y a pesar de esto buscan las herramientas para que sus hijos no se queden sin ciclo escolar.

La duración de la cuarentena tomó a muchos por sorpresa y ahora se ven afectados en distintas formas, esto fue notable en aspectos de adaptación al nuevo sistema escolar.

Docentes y alumnos se han visto en la necesidad de recurrir a herramientas tecnológicas para la comunicación unos con otros. Y aunque estas tienen el propósito de facilitar ciertas actividades, también surgen muchas problemáticas en su uso.

Podemos verlo en la falta de capacitación para el uso de plataformas como Zoom, Google Meet y Google Classroom, pues además de compartir e impartir sus asignaturas a través de esos medios, muchas veces los docentes deben agregar especificaciones e instrucciones para que los educandos entiendan la utilización de las mismas.

La madre de Michelle afirmó que aunque no parece la gran ciencia, a muchos les cuesta trabajo y en otros casos los docentes se ven en la situación de no conocer ninguna de las plataformas ya mencionadas y sin embargo tienen que laborar con ellas sin capacitación previa.

Muchos estudiantes mencionan que las clases no son como antes, que no ven el propósito a una sesión de 30 minutos para cátedras que presencialmente tenían una duración de tres horas, en otros casos no ven el trabajo que hay detrás de dichos “escasos” minutos en planeación de un profesor.

Otra deficiencia es la falta de cobertura que brindan muchas compañías de Internet que se ven involucradas en una situación de exceso de usuarios, lo cual podría ser la explicación a su falta de abasto en redes.

Comentarios