Matemáticas y español son materias que en los últimos años se han sometido al análisis y evaluación en el sistema educativo nacional con resultados poco satisfactorios, lo que deja dudas sobre la eficacia de los métodos de enseñanza en escuelas y si los resultados verdaderamente reflejan la realidad.

Tres pruebas, resultados distintos

En la última década pruebas como Excale, Enlace y, ahora, Planea permitieron conocer de manera cuantitativa los avances y/o retrocesos principalmente en esas dos asignaturas que son de interés básico.
Aunque por otra parte, los resultados de las tres pruebas arrojaron en el caso de Hidalgo variables distintas que vuelven impreciso el verdadero nivel de conocimiento de estudiantes de primaria.
Por poner un ejemplo, durante 2005 en el Examen para la Calidad y el Logro Educativo (Excale) la mayoría de las y los alumnos hidalguenses se ubicó dentro del nivel de conocimientos básicos en ambas asignaturas con un promedio de 50 por ciento.
En el último resultado, en 2013, los índices de conocimiento estuvieron por debajo de lo indispensable, español 46 por ciento y matemáticas 41 por ciento. Entretanto los niveles de aprendizaje medio y avanzado quedaron rezagados de 2005 a 2013.
En cuanto a la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (Enlace) el panorama es completamente diferente a Excale.
¿Por qué decimos esto?, de 2006 a 2013 Enlace reportó que la variable de excelencia de 1.2 pasó a 22.1 por ciento, lo que demuestra un extraordinario incremento en el aprovechamiento de esa materia.
El comportamiento en español (57.7) tuvo similitud en comparación con lo que pasó con matemáticas (60.1), los índices en 2006 se encontraban con predominio elemental, mientras que terminaron con niveles altos en bueno y excelente en 2013.
Lo anterior demuestra una disyuntiva con los resultados de la prueba Excale, y con ello la pregunta: ¿qué datos son los más convincentes, cuál refleja la realidad del nivel de conocimiento adquirido por estudiantes de primaria en esas materias?
Mientras que el último y más reciente referente que es el Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (Planea), las y los alumnos de sexto de primaria en Hidalgo se ubicaron en nivel más básico de conocimientos con 44.7 y 54 por ciento en lenguaje y comunicación y matemáticas, respectivamente.
Si bien los resultados en la entidad superan el promedio nacional, es constante ver que el desempeño se encuentra entre los niveles básicos y elementales de aprendizaje. Pero, ¿a quién creerle?

foto portada

¿Cómo andamos con la preparación docente?

Parte de los factores que determinan los resultados bajos de evaluaciones en los conocimientos de matemáticas y español son un espectro socioeconómico bajo, la preparación docente ante la clase, el autoconcepto o la motivación que tengan las y los alumnos de sí mismos.
De acuerdo con Israel Monroy Muñoz y Agustín Torres Rodríguez, estudiantes del doctorado en ciencias de la educación y participantes en proyectos de esa misma área especializados en pruebas masivas de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, explican que esos factores pueden formar parte de la problemática, sin embargo hacen falta estudios más profundos sobre el tema.
En lo que concierne a un perfil socioeconómico bajo se puede asociar a los niveles más bajos de aprendizaje que arrojen las pruebas como Planea, pues tiende a asociarse a la falta de recursos que se exteriorizan en bajo rendimiento, sin embargo esa no es una constante, de acuerdo con los especialistas.
Otro factor puede ser qué tan preparado está el o la docente, si su clase infunde el aprendizaje o si es aburrida o muy cuadrada, pero añadieron que otro componente puede ser el autoconcepto de las y los estudiantes.

Si un alumno piensa que es malo en matemáticas, tiene resultados bajos en matemáticas, contrario a cuando un estudiante tiene el concepto de que es bueno en la materia, tiene resultados altos

, señalaron como una posible explicación de las varias aristas que tiene ese fenómeno.

Cambios

El cambio en las pruebas siempre es necesario conforme pasa el tiempo y los métodos de aprendizaje se modifican, esto con el fin de hacer adecuaciones, pues a través de los anteriores balances se presentaron ciertos vicios, destacó Agustín Torres Rodríguez
En ese sentido expuso que en su momento Enlace y Excale sirvieron y tuvieron utilidad, sin embargo con el paso del tiempo esas pruebas fueron rebasadas y sus resultados ya no eran tan confiables.
Abundó que el INEE en coordinación con la SEP identificaron esas fallas en donde con el fin de mostrar una mejoría en los resultados, las y los profesores se dedicaban semanas antes a preparar exclusivamente a estudiantes para la prueba y dejaban de lado el calendario escolar, interrumpían los contenidos, lo que podría dar una desviación de la realidad en el aprendizaje de los contenidos en esas materias, lo que puede mostrar la variabilidad de resultados en Enlace y Excale.

Cómo utilizar los resultados

Israel Monroy Muñoz explica que muchos de los resultados de las pruebas de antemano ya se saben o se esperan, sin embargo la cuestión es saber qué se va a hacer con estos con el fin de mejorar los aprendizajes en esas áreas.

Más importante que buscar un culpable sobre los resultados poco favorables, es qué se puede aportar, estudiar esas bases de datos y ayudar a un centro escolar a tomar decisiones, al mismo docente y conocer un poco más de cómo aprende su estudiante

, manifestó.
Abundó que un análisis de esos resultados puede ser trampolín para cambios curriculares que afecten a los contenidos o a la forma de abordarlos, aunque refirió que muchas veces se puede presentar la falla en el cambio curricular, pues

el problema no es en el cambio del modelo sino la forma en cómo se aborda y cómo se aprende

La matemática con sangre entra

Parte del problema sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje de las matemáticas y el español recae en la falta de interés y un acercamiento espontaneo, destaca el profesor de la Universidad Pedagógica Nacional Hidalgo José Luis Flores.
A veces las y los docentes están muy preocupados en los contenidos, en las competencias curriculares a las que debe acceder el alumnado y se pierde el principio fundamental que consiste en que las matemáticas sirvan para resolver problemas.

Pudiera ser fácil, pero a la vez complicado, porque como profesor tratas de responder a un conjunto de exigencias de los programas, los contenidos y por otra que los niños le encuentren sentido a las matemáticas

En el caso del español, desde que ingresan al preescolar dominan muchos términos de la lengua materna,

niños de cinco años ya son competentes del español, pueden entender preguntas, pedir cosas y construir oraciones muy elaboradas

, destaca el profesor.
En la primaria inicia la alfabetización, aprenden a leer y escribir y es posiblemente aquí donde se puede presentar el problema de la enseñanza en esa materia, cuestiona Flores.

El alumno adquirió el español de manera espontánea, natural, pero ¿qué pasa cuando tratamos que aprenda la lectura y la escritura?, que es un proceso muy intencionado con otras exigencias propias del sistema de escritura y de la lectura, donde están implicados procesos cognitivos, muy convencionales del porqué nuestra escritura es como es

Ese proceso tiende a ser muy complejo para niñas y niños. Si logramos generar esa necesidad en las y los estudiantes, ese deseo de saber qué es lo que está ahí escrito, tendrá un acercamiento muy satisfactorio con la lectura.
Con tantos contenidos y otras cosas que plantean los nuevos programas de estudio, desviamos todos nuestros esfuerzos hacia eso y dejamos de lado la tarea fundamental: que las y los alumnos aprendan y estén dispuestos a saber, concluye.

resultados

Posibles problemas identificados

  • Mayor preocupación por contenidos que por la verdadera función de las materias
  • Falta articular lo que se aprende en el aula con los problemas cotidianos
  • Falta infundir el placer por leer y escribir
  • Procesos forzados de enseñanza-aprendizaje
  • Contexto socioeconómico del alumnado
  • Cambio constante de los modelos educativos, casi en cada administración federal

Comentarios