Esta semana el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público Arturo Herrera Gutiérrez participó en una mesa de diálogo en el marco del 25 aniversario del Consejo Coordinador Empresarial. En ese encuentro dijo que Hidalgo “se ha movido en la dirección correcta”. Entre otros temas que tienen que ver con la actual crisis sanitaria, el funcionario federal sostuvo que a inicios de la década de 1990 el estado era uno de los más pobres del país, pero en los últimos años las cosas han mejorado. A decir verdad, las declaraciones de Herrera parecen extraídas de la chistera. Demagogia al puro estilo de quien busca hacerse de la candidatura morenista a la gubernatura hidalguense. Veamos. De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), hasta 2018 en Hidalgo 43.8 por ciento de la población estaba en situación de pobreza. Los indicadores desnudan la miseria. Según el organismo, 70.8 por ciento de hidalguenses carecía de acceso a la seguridad social, y 22.7 por ciento, unas 679 mil personas, padecían mala alimentación. Ayer, el Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza (ITPL) que mide el Coneval, reveló que la pobreza laboral en Hidalgo, es decir, el porcentaje de personas a las que no les alcanza para comprar la canasta básica con el ingreso de su trabajo, incrementó del 46.9 al 55.1 por ciento entre el tercer trimestre de 2019 e igual periodo de 2020. Es decir, la entidad registró una alza de 8.2 puntos porcentuales en el periodo de referencia. Esa tasa creció más que el promedio nacional contabilizado en 6.6 por ciento. Entonces, ¿hacia dónde camina Hidalgo? ¿Realmente está en la dirección correcta? O más bien se tratan de discursos alegres expresados en medio de la cofradía cercana al poder, que lo único que pretenden es desviar la atención de lo verdaderamente preocupante. El discurso del secretario Herrera ocurrió frente a los hombres del poder económico en el estado, testigos fieles de la realidad laboral de la entidad. A quién quiere engañar el inquilino del ala norte de Palacio Nacional. De filón. Hablando de engaños, en medio de la meseta de casos del coronavirus y una ocupación hospitalaria medianamente controlada, Hidalgo seguirá en semáforo naranja durante las próximas dos semanas.

De interés

Comentarios