Pachuca.-

La depuración de las corporaciones de policía en el país para que en sus filas solo haya agentes evaluados y certificados en control de confianza es una obligación legal desde el 2008, sin embargo en Hidalgo 15 por ciento de los uniformados están reprobados y permanecen en funciones.

Hoy más de 30 mil policías continúan en las calles pese a estar reprobados, y otros cinco mil no están ni evaluados.

Hidalgo es décimo en este apartado y comparte el porcentaje de elementos no confiables con San Luis Potosí.

Los estados críticos son Sinaloa con 53 por ciento de su corporación reprobada, Baja California Sur con el 40, Nayarit 33 por ciento y Guerrero, la segunda entidad con la mayor tasa de asesinatos, con 24 por ciento de los policías reprobados.

De las 32 entidades federativas, la única que ha cumplido con la depuración prácticamente total de sus corporaciones de policía local es Campeche. De sus dos mil 622 elementos municipales, ministeriales y estatales, solamente 13, una proporción marginal, reprobaron el control de confianza.

Más información en la edición impresa de mañana

Comentarios