El presidente de la República Andrés Manuel López Obrador (AMLO) presentará el próximo domingo en su natal Tabasco el plan energético, a través del cual pretende aumentar a 2.6 millones de barriles diarios la producción petrolera, lo cual genera expectativas para Hidalgo, ya que también se anunciará el monto de inversión que el nuevo gobierno destinará para la reconfiguración de la refinería Miguel Hidalgo, en Tula, lo cual generará un importante beneficio económico para esa región de la entidad hidalguense.

López Obrador anticipó en días pasados que este fin de semana daría a conocer el plan de su administración para la refinación de petróleo, lo cual implica la rehabilitación o reconfiguración de las seis refinerías instaladas en el país, así como la construcción de una nueva en Dos Bocas, Tabasco, todo ello encaminado a aumentar la producción petrolera y la refinación de gasolinas, para evitar su importación como ha ocurrido en el anterior gobierno priista.

A Hidalgo y a sus habitantes seguramente les irá muy bien con el nuevo gobierno del presidente López Obrador, pues hay que recordar que el tabasqueño, en su visita a la entidad en septiembre pasado, comprometió una serie de inversiones en la entidad, mismas que sin lugar a dudas provocará el aumento de empleos y mayor derrama económica.

El presidente de la República, todavía en su calidad de presidente electo anunció una inversión de 4 mil millones de pesos para la rehabilitación de la refinería Miguel Hidalgo, y tampoco descartó que en el mediano plazo su gobierno decida la construcción de una segunda refinería en Tula, misma que se edificaría en los terrenos que el gobierno de Hidalgo compró para tal fin durante el sexenio del panista Felipe Calderón.

En aquella ocasión, en la reunión de trabajo que sostuvo con el gobernador de la entidad Omar Fayad Meneses, López Obrador también comprometió recursos para la construcción de la carretera a Huejutla, además de la construcción en Ciudad Sahagún de los vagones que se usarán para el Tren Maya, así como la instalación de dos nuevas universidades públicas en el estado, una en Huasca, y otra en Chilcuautla, así como la reapertura de la normal rural de El Mexe.

Por otra parte, también anunció que 61 mil jóvenes de Hidalgo serán contratados como aprendices por un salario de 3 mil 600 pesos mensuales y que 8 mil 469 jóvenes que estudian en universidades públicas recibirán una beca de 2 mil 400 pesos mensuales; además, comentó que 120 mil jóvenes de la entidad que estudian el nivel medio superior en escuelas públicas recibirán una beca de 800 pesos mensuales.

En resumen, viene para Hidalgo y sus habitantes una época de bienestar económico y social con el nuevo gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. Además, está previsto que en el mediano plazo se instale en el estado la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), lo cual también será una fuente importante de empleos y de derrama económica.

Todas estas inversiones, aunadas a las que ha impulsado el gobierno de Omar Fayad Meneses, permitirán un mayor desarrollo económico y social para Hidalgo y sus habitantes, ya que dejarán de ser los gobiernos estatal y municipales las principales fuentes de empleo en la entidad, al igual que lo es la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Es decir, se diversificarán las opciones de empleo en la entidad con la llegada de nuevas empresas e inversiones, tanto públicas como privadas, lo cual dará paso a un estado de mayor bienestar social, ya que también los jóvenes y estudiantes hidalguenses, así como los adultos mayores, gozarán de apoyos económicos que impactarán en el fortalecimiento de la economía estatal y el mercado interno nacional.

Por todo lo anterior, estoy seguro que a Hidalgo y a sus habitantes le irá muy bien con el nuevo gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Comentarios