Pachuca

Hidalgo poseía hasta julio de este año una sobrepoblación en centros penitenciarios estatales y distritales de más de mil internos, con lo que se encuentra entre las cinco entidades que sobrepasan la capacidad de sus centros de reclusión.
De acuerdo con el cuaderno mensual de información estadística penitenciaria nacional, actualmente existen mil 774 personas privadas de la libertad en los 12 centros de reinserción social (Ceresos) y las cárceles distritales administradas por los ayuntamientos a los que pertenecen, lo que genera 82 por ciento del sobrecupo en esos espacios.
La sobrepoblación penitenciaria ubica a la entidad como el quinto estado con mayor número, pues en primer lugar está el Estado de México con 16 mil 333 internos de más, mientras que la Ciudad de México comprende 9 mil 765 de estas personas.
Mientras que en tercero se ubica Jalisco con 6 mil 595 internos que abarrotan sus centros penitenciarios y antes de Hidalgo está Puebla con 2 mil 345 personas que generan la sobrepoblación en sus 22 centros.
Según el documento, de los 17 centros penitenciarios solo dos no cuentan con sobrepoblación: la cárcel distrital de Zimapán con menos 10.53 por ciento y el Cereso de la Huasteca con menos 3.31 por ciento de su población penitenciaria, adecuada a la capacidad del sitio.
En caso contrario, aquellas cárceles que presentan sobrecupo son la distrital de Tizayuca con 136 internos de más en un sitio con capacidad para 47, lo que significa un excedente de 289.36 por ciento.
El Cereso de Ixmiquilpan posee una sobrepoblación de 185 por ciento, esto al albergar a 154 personas pese a que su capacidad es de solo 54, de acuerdo con el documento proporcionado por el órgano administrativo desconcentrado de prevención y readaptación social de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS).
En Ceresos con mayor capacidad, como el de Pachuca, éste tiene sobrecupo de 609 personas, por lo que al interior conviven mil 263 internos en un espacio idóneo para 654, por lo que existe un excedente de 93.12 por ciento.
En Tula la capacidad de su Cereso es para 292 internos, sin embargo se encuentran en ese espacio 572 personas privadas de la libertad, es decir, 95.89 por ciento más de lo adecuado.
Asimismo, el de Tulancingo excede su capacidad en 63.64 por ciento, esto al poseer una población penitenciaria de 540 internos, 210 más del volumen para el que fue creado ese espacio, es decir 330 personas.

Comentarios