Tuvieron que pasar prácticamente seis años para que el estado cuente con una marca de promoción turística. El objetivo, entre muchos otros, por supuesto, es detonar la economía local a través de este importantísimo sector. Después de “Hidalgo en la piel”, campaña implementada con medianos resultados en la antepasada administración estatal, ayer en la Ciudad de México, el gobernador Omar Fayad anunció Hidalgo Mágico, estrategia que estará centrada en la generación denominada millennial. Buscará aprovechar el potencial de las redes sociales para promover los atractivos del estado, con el fin de posicionar a la entidad como el destino favorito de los mexicanos para disfrutar del turismo alternativo. Detrás de este anuncio hecho ante empresarios del ramo, presidentes municipales, prestadores de servicios y medios de comunicación, está el reto de superar el lugar 14 que Hidalgo ostenta actualmente en materia turística a nivel nacional. El ramo aporta una derrama económica de más de 577 millones de pesos anuales a la entidad, además, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), más de 100 mil personas en el estado están relacionadas directamente con la actividad. En correspondencia a esta última cifra, viene otro desafío que aterriza en la oficina del secretario Eduardo Baños Gómez: la capacitación a prestadores de servicios turísticos, el talón de Aquiles y, quizá, una de las principales debilidades que enfrenta el turismo local. Con Hidalgo Mágico, las autoridades inyectan al estado, uno de los 10 más pobres del país, una dosis de vitaminas. Y cómo no hacerlo, si la entidad cuenta con destinos magníficos que bien vale la pena visitar. Para poner en contexto: en 2016, Hidalgo recibió la visita de 7 millones 744 mil 643 turistas nacionales y extranjeros, lo cual produjo ocupación hotelera de 66 por ciento y una derrama de 2 mil 54 millones de pesos. Ahí está, en el turismo, el antibiótico que la economía estatal requiere. Aunque por otro lado, más allá de la inyección de presupuesto, si no existe coordinación y voluntad de todos los involucrados, ningún programa será suficiente. Es importante apuntar a la triple hélice: gobierno, empresarios y academia, que son infalibles en esta nueva misión. Apostar a las ideas de la juventud es una estrategia acertada, por ello este nuevo gobierno merece el beneficio de la duda. De filón. Fin de semana cultural, ¿dónde?, en la edición 30 de la Feria Universitaria del Libro. Asista y sea parte de la fiesta de todos.

Comentarios