Ya sabemos que desde hace unos tres años Hidalgo dejó de ser el paraíso de la seguridad que tanto alardeaba su clase política. Desde entonces, tenemos claro que cualquiera puede sufrir un asalto en la vía pública o ser objeto de robo en su propio hogar. Pero ayer, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) dio a conocer otro dato que sacude aún más la percepción de seguridad que tenemos de Hidalgo. Resulta que, según la organización patronal, Hidalgo, Oaxaca y Tabasco concentran ocho de cada 10 delitos que sufren las empresas en todo el país. Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la organización patronal, dijo que de acuerdo con la cuarta encuesta a socios enero-febrero 2019 Data Coparmex, que analiza un conjunto de 10 indicadores estatales en seguimiento a los temas de mayor relevancia pública y económica de México, la inseguridad se elevó 23.3 por ciento durante el último año. Además, reveló que 67 por ciento de los socios ha sido víctima de algún delito en el país, “lo que representó el nivel más alto de victimización desde que la cúpula empresarial realiza el sondeo”. En 30 de las 31 entidades se reportó que al menos cinco de cada 10 empresas han estado expuestas a algún acto de violencia. Y en Hidalgo ese indicador llegó al 80 por ciento. Es decir, ocho de cada 10 empresas han sufrido algún acto de violencia. ¿Cuándo se perdió la brújula en nuestra entidad? ¿En qué punto pasamos del primer lugar en el índice de paz México (IPM) al quinto lugar en su edición 2019?, con el agravante de que al mismo tiempo subieron las tasas de homicidio, delitos con violencia y extorsión. Las autoridades y la sociedad civil deben analizar qué ocurre, ¿por qué Hidalgo va en caída libre en sus indicadores de seguridad sin que el gobierno estatal reaccione ni haga cambios en su estrategia que sigue igual desde que inició esta administración? De filón. Sobre el caso TransCanada, hoy nos recuerda el secretario municipal de Tulancingo Raúl Sánchez Parra que se encuentra en pausa. A finales del año pasado, el gobierno estatal se reunió con representantes de la empresa para ayudar a la reactivación de los trabajos. Y ahora, con la intervención de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para la revisión de los contratos, todo se detuvo nuevamente. Eso, cuando ya se asoma el quinto mes del año.

Comentarios