Hidalgo, tierra del huachicol

498

*Fragmento del reportaje “Hidalgo, tierra de huachicol” publicado en Libre por convicción Independiente de Hidalgo en febrero de 2019. Este trabajo fue acreedor a una mención honorífica en el sexto Premio Nacional de Periodismo Gonzo 2020

Pachuca.- Más de 5 millones de litros de producto perteneciente a Petróleos Mexicanos (Pemex) fueron decomisados en Hidalgo en los últimos años, periodo en que, de acuerdo con la empresa del Estado y autoridades de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), el robo de hidrocarburo comenzó a incrementar.

Aunado a ello, más de 3 mil tomas clandestinas fueron localizadas en territorio hidalguense desde 2016, cerca de 2 mil 600 vehículos fueron decomisados por su relación con el delito y un número superior a 40 incidentes ocurrieron en la entidad derivado de la extracción, transportación y almacenaje de combustible robado.

Para combatirlo, fuerzas especiales integradas por autoridades estatales, federales, municipales, el Ejército, la Marina y, en últimas fechas, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) desplegaron más de mil 300 operativos, de los que derivaron al menos 4 mil 279 carpetas de investigación en contra de presuntos responsables y más de mil denuncias presentadas por Pemex. Sin embargo, el incremento de esa práctica continúa dando batalla en al menos 21 municipios conocidos ya por varios lugareños como “la tierra del huachicol”.

En cuanto a las secuelas, cabe recordar que a inicios de septiembre de 2018, 12 personas desaparecieron en Huichapan sin que a la fecha exista rastro de su paradero; no muy lejos de ahí, en Tezontepec de Aldama, existe déficit de policías, pues derivado del incremento en hechos delictivos, los jóvenes rehúyen al trabajo; y en Tlahuelilpan, uno de los municipios más pequeños del estado, la tragedia enlutó a decenas de familias tras la explosión de una toma clandestina. Y es que además de la pobreza y el reciente incremento delictivo que permea en la mayoría de esas regiones, todas comparten la misma problemática desde que grupos criminales comenzaron a perforar los ductos de Pemex que atraviesan sus terrenos.

Según los especialistas, el problema creció tanto en los últimos años que los pobladores empezaron a legitimar esas prácticas y, sin darse cuenta, pasaron a convertirse en “sociedades criminales”.

Más de 5 millones de litros de producto perteneciente a Petróleos Mexicanos fueron decomisados en los últimos años, periodo en que el robo de hidrocarburo comenzó a incrementar

De interés

Comentarios