El espectro de un eventual desbasto de combustible apareció en Hidalgo. Lo que se entendía como algo lejano finalmente ocurrió en las últimas horas en Tulancingo, donde decenas de automovilistas acudieron a las estaciones para realizar compras de pánico. Kilómetros de ahí, en Actopan, automovilistas realizaron una caravana de protesta por el alza que se nos viene a partir del primero de enero.  En Hidalgo el precio de la gasolina para el próximo año será, en promedio, de 16.59 pesos por litro para la Magna y de 18.36 para la Premium. Pero la zozobra por un potencial desabasto o simplemente aprovechar las últimas horas de este 2016 para almacenar la mayor cantidad de litros posibles, provocó aglutinaciones en gasolineras de la ciudad de los satélites. En algunos casos, Daniel Martínez, reportero de esta casa editorial, constató que los despachadores establecieron un máximo de venta de 200 pesos por automóvil. Lo que lleva a pensar que Hidalgo pudiera sumarse a la lista de entidades federativas que sufren desabasto. En la ciudad del convento y la barbacoa un grupo de automovilistas tomó simbólicamente una estación. Lo que abre la posibilidad a que en los próximos días podríamos presenciar nuevas movilizaciones de grupos de la sociedad civil organizada. De esta manera el estado sale, aunque de forma incipiente, de su zona de confort. Un calificativo que a los hidalguenses nos han etiquetado por la falta de respuesta a situaciones que atañen a la agenda nacional. Desde que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público hizo el anuncio a principio de semana, brotes de protesta han salido por todos lados. Lo cierto es que ese minúsculo pero decidido sector actopense se adelantó a los mítines que se cocinan por todo el país. Loable la iniciativa. El de ayer un movimiento pacífico que abrió la puerta a los nuevos liderazgos que emanan de la sociedad civil para convocar a un frente común en defensa de nuestro patrimonio.  Desde este medio de comunicación estaremos atentos a la respuesta del gobierno del estado, ansiamos conocer la postura de quienes desde sus trincheras aprobaron la infructuosa reforma energética. ¿Se actuará como en Jalisco?, donde el gobernador fustigó el gasolinazo y anunció medidas que pretenden amortiguar el golpe al bolsillo de los ciudadanos, o se dejará pasar este nuevo ladrillazo cortesía del menguado gobierno federal. De filón. Inevitablemente se acabó el 2016. Un año con más penas que glorias. Faltaría espacio para mencionar los hechos que marcaron la historia de estos 12 meses, pero sí nos alcanza para desear a nuestra comunidad lectora prosperidad, salud y mucha fortaleza ante los retos que están por venir.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios