Como fue escrito en este mismo espacio ayer: Hidalgo es la entidad que menos ha reducido la movilidad. La población sigue en las calles, transporte, salidas al trabajo, de compras y gozando entretenimiento. Las cifras dadas a conocer ayer por la Secretaría de Salud federal no son halagüeñas. Si la sociedad hidalguense continúa con esta tónica, las esperanzas de salir pronto de la emergencia sanitaria están aniquiladas. Se trata de un asunto de conciencia social. En Tula, Pachuca, Mineral de la Reforma, Tulancingo, y en general en las 84 demarcaciones, personas juegan con la seguridad propia, de su familia y de los demás. Hay quienes por el contrario, ciudadanía ejemplar ha tomado con total seriedad las recomendaciones (obligaciones), que demanda la histórica pandemia que nos arrastra a lo desconocido. Los números que dio a conocer ayer el director general de promoción de la salud Ricardo Cortés Alcalá alertan que la entidad está en el último lugar de la tabla con menor reducción de la actividad social. La empresa Google entregó estos datos que se desprenden de acuerdo con los servicios de ubicaciones en los celulares. La información indica que los hidalguenses hacen gala, en ciertos casos, pues en otros las necesidades son imperativas; de soberbia absoluta. El peor indicador que fue revelado ayer en la conferencia de prensa nocturna, es que los habitantes de esta entidad no han dejado de salir por entretenimiento y compras de víveres. El estado que más redujo su movilidad fue Baja California Sur. Vergüenza o preocupación, ¿qué debemos sentir? ¿Qué más falta por hacer o por que pase para que el inconsciente colectivo camine en un mismo sentido? ¿Más muertes, más desempleo, más crisis económica? Ojalá que no. La entidad avanza en el número de contagios, 67 positivos y 43 sospechosos hasta ayer. Pero de acuerdo con el subsecretario de prevención y promoción de la salud Hugo López-Gatell, con el modelo Centinela podría haber hasta 55 mil 951 enfermos de Covid-19. La lógica, afirmó, es la proyección de que no todos han llegado a los hospitales, ya que muchos se curan con sus propios recursos. Amigo hidalguense, quédate en casa, tenemos suficientes razones para remar juntos en esta tempestad. De filón. La incertidumbre comienza a permear en todos los sectores, y es que la sana distancia se amplía hasta finales de mayo.

Comentarios