El gobernador priista de Hidalgo Omar Fayad Meneses una vez más denigró a sus gobernados al manifestar que si “tienen tantito cerebro” votarían por el candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI) José Antonio Meade durante el acto público y masivo que se desarrolló el 3 de junio en la capital del estado para “respaldar” al abanderado tricolor, quien simplemente no “levanta” a pesar de todos los esfuerzos del priismo nacional para posicionarlo entre las preferencias de los electores.
Quizá para quedar bien con Meade y el rancio priismo hidalguense que ha gobernador y heredado cargos públicos a un pequeño grupo caciquil a lo largo de más de 80 años de hegemonía tricolor, Omar Fayad evidenció en qué concepto tiene a sus gobernados con su desafortunada declaración, misma que fue captada, anotada y reproducida por los representantes de los medios de comunicación nacionales que “cubrieron” el evento, ya que la mayoría de los medios locales ni vieron ni escucharon nada.
Frente al improperio del gobernador en contra de los asistentes que voluntariamente “a fuerzas” acudieron a “respaldar” al abanderado tricolor a la presidencia de la República, los medios de comunicación locales guardaron su “virulencia” que les caracteriza cuando atacan y señalan a la oposición, demostrando la incondicional obediencia al amo en turno.
El gobernador priista durante su intervención dijo: “Piénsenle. Razonen su voto e inviten a platicar a las amigas y amigos, a la familia y a todo el que conozca, porque si tienen tantito cerebro saben que el próximo primero de julio para el campo, para la ganadería, para la economía el mejor y el que debe ser presidente de México es Pepe Meade”.
No es la primera vez que el mandatario estatal del tricolor evidencia su desprecio por los ciudadanos, como cuando tuvo la “ideota” por su paso en el Senado de la República de presentar una iniciativa que expedía la Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Informáticos, la cual era en realidad era una “ley mordaza” para los usuarios de Internet.
Afortunadamente, millones de usuarios de internautas, así como organizaciones civiles, se unieron para protestar en contra de esa absurda iniciativa de Omar Fayad, quien ante la avalancha de críticas terminó por retirar su iniciativa.
Estaba tan mal redactada esa iniciativa que se conoció como “Ley Fayad” (no confundir con la aprobada en el Congreso de Hidalgo que atentaba contra la autonomía universitaria al tratar de imponer un fiscal para revisar y auditar los recursos de la Autónoma de Hidalgo), la cual en su artículo 17 establecía el absurdo de que quien usara una computadora incurría en un delito.
Pero retomando el caso de la desafortunada declaración de Omar Fayad durante la visita del candidato presidencial del PRI a Hidalgo, el mandatario estatal evidenció desprecio hacia sus gobernados, ya que virtualmente dijo que los hidalguenses son unos descerebrados.
La infortunada declaración de don Omar quizá sea por desesperación ante el avasallante crecimiento electoral de la oposición en el estado en el presente proceso electoral que amenaza con hacer realidad una alternancia legislativa tras más de 80 años de mayoría priista en el Congreso estatal, lo cual sin duda preocupa al mandatario priista hidalguense porque el Poder Legislativo local dejará de ser su oficialía de partes y se convertirá en un real contrapeso.
Es decir, los dineros públicos producto de los impuestos que pagan todos los contribuyentes en caso de que el PRI pierda la mayoría legislativa serán fiscalizados para que no haya desvíos, ni abusos en su aplicación, los cuales serán redireccionados para que se inviertan en beneficio de la ciudadanía y no a un pequeño grupo de privilegiados y advenedizos.
Pero como los hidalguenses igual que la mayoría de los mexicanos tienen mucho, pero mucho cerebro, seguramente el primero de julio emitirán su voto a favor de la alternancia legislativa a nivel local y respaldarán a los diputados y senadores de la oposición a escala federal y sufragarán mayoritariamente por el candidato que se ha mantenido en los primeros lugares de todas las encuestas y sondeos.
Entonces se acabarán los privilegios que gozan los priistas y el gobernador en turno, de ahí el nerviosismo que quizá lo impulse a denigrar a sus gobernados, los mismos que tarde que temprano le pasarán la factura por este y otros vituperios proferidos.

Comentarios