Por aclamación, Hillary Clinton se convirtió ayer en la primera mujer en la historia de Estados Unidos en ser nominada candidata a la Casa Blanca por uno de los dos partidos mayoritarios de ese país.

En una histórica votación de los 4 mil 764 delegados asistentes a la Convención Nacional Demócrata, Clinton fue nominada por unanimidad luego que su exrival por la postulación, el senador Bernie Sanders, propuso de manera sorpresiva obviar la contabilidad de votos.

Ante la inesperada intervención de Sanders, la multitud que abarrotó el centro Wells Fargo de Filadelfia estalló en una sonora aclamación, poco antes de las 19 horas locales (23 GMT) para marcar la histórica nominación de Clinton.

Clinton deberá aceptar la nominación oficial mañana para enfrentarse al candidato republicano Donald Trump en las elecciones del 8 de noviembre.

La votación acentuó su carácter histórico con la presencia en el podio del legislador demócrata John Lewis, uno de los seis líderes del movimiento de los derechos civiles de la década de 1960.

“Esta noche vamos a romper el techo de cristal otra vez. Somos el partido del mañana y vamos a construir una verdadera democracia en Estados Unidos”, expuso Lewis desde la tribuna ante los delegados y unos 15 mil asistentes al foro en el centro Wells Fargo.

A pesar del “espíritu de unidad” de la propuesta de Sanders, Clinton recibirá la nominación luego que los partidarios de Sanders se manifestaran en las calles de Filadelfia para cuestionar la candidatura de Clinton e irrumpieran sorpresivamente en la convención.

Clinton llegará así a la nominación en medio de divisiones internas y como una de las aspirantes presidenciales demócratas más impopulares de la era moderna.

Expertos y analistas coinciden que tiene ahora el reto de restaurar su déficit de credibilidad con las y los votantes progresistas de Sanders y con los varones blancos de Trump.

Clinton es vista de manera desfavorable por 63 por ciento del electorado estadunidense, de acuerdo con un reciente sondeo del diario The Washington Post y la cadena televisiva ABC.

Clinton también continúa batallando para elevar su popularidad entre los varones, un 63 por ciento tiene una imagen desfavorable de ella, especialmente entre hombres blancos, donde el porcentaje se eleva a 75 por ciento.

Por separado, un sondeo de la cadena NBC y el diario The Wall Street Journal muestra las fortalezas de Clinton. Tiene en su favor una ventaja de 15 puntos porcentuales entre las mujeres frente a Trump y de 23 puntos porcentuales entre la juventud.

Entre las minorías su brecha es aún mayor en relación con Trump: de 77 puntos porcentuales entre personas afroamericanas y 62 puntos porcentuales con hispanas.

En favor de Clinton opera el hecho de que el millonario estadunidense y candidato presidencial republicano Trump tiene índices de impopularidad más altos: siete de cada 10 estadunidenses lo desprecian.

Comentarios