Un domingo por la tarde surgen las risas más sinceras de objetos simples. Un globo que cobra vida, una cuchara y una servilleta hacen las veces de bailarina; es Azael Navarrete, un titiritero que congela el tiempo en el centro cultural Víctor Manuel Ballesteros.

foto

 

Comentarios