El libro de la semana

El libro Historia regional en el estado de Hidalgo. Siglos XIX y XX: espacio y sociedad, que coordinó la doctora Raquel Barceló Quintal, profesora investigadora del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu) de la UAEH, aborda cuatro grandes apartados, que en conjunto incluyen 11 ensayos. En el primer grupo, “Iglesia y cambio social”, el lector encontrará los temas “José Mora del Río (1840-1928) y el catolicismo social: congresos agrícolas de Tulancingo”, de Barceló Quintal; “A la sombra de la paz, la vida parroquial de la iglesia de San Francisco de Pachuca 1895-1905”, de Berenise Bravo Rubio; “Los orígenes del protestantismo en el estado de Hidalgo, 1869-1910”, de Daniel Escorza Rodríguez, y “Bienes eclesiásticos de Tepetitlán, Hidalgo. ¿Un patrimonio olvidado?”, que trabajan al alimón Lourdes Mondragón Barrios y Patricia Fournier García.
En el segundo apartado, titulado “Territorio y ciencia”, Raquel Barceló trabaja “El viaje científico de Alexander Von Humboldt a la región minera del estado de Hidalgo (1803): ciencia y espacio”, y Consuelo Cuevas Cardona y Adriana Beatriz Ortiz Quijano se ocupan de “Exploraciones naturalistas en el estado de Hidalgo, 1864-1929”.
En la tercera sección del libro, “Escuela y sociedad”, Raymundo Monroy Serrano presenta sus estudios sobre “El proyecto educativo del estado de Hidalgo durante el porfiriato”, y Flor Elisa Nóphal Cuéllar aporta el ensayo “La escuela normal rural El Mexe (1921-1935): el intento del desarrollo agrícola en el Valle del Mezquital”.
Finalmente en la cuarta parte, bajo el tema “Conflicto, sociedad y trabajo”, se agrupan las investigaciones “‘¡Vivan los pueblos! ¡Mueran las haciendas!’ Las rebeliones campesinas en Hidalgo (1869-1878)”, de Thelma Camacho Morfín; “El personal extranjero de la compañía de Real del Monte y Pachuca (1906-1947)”, de la autoría de Javier Ortega Morel, y “Militancia social agraria en la Huasteca hidalguense: historia de vida de don José Zúñiga Flores”, realizada por Michel Duquesnoy Gallez.

Alexander
Von Humboldt, científico de origen alemán, seguirá siendo un referente para quien decide abordar temas científicos y busca conocer más sobre las aportaciones que las y los investigadores entregan a las generaciones venideras

Por los títulos de los ensayos se aprecia un espectro de temas interesantes para conocer y entender diversos hitos de la historia de Hidalgo y de asuntos ocurridos en esa región del país antes de que se decretara su creación como entidad federativa, cuando aún pertenecía al gran distrito militar del Estado de México.
Uno de los estudios de Barceló es el relativo a la visita que en 1803, dentro de su largo periplo por América, realizó el científico alemán Alexander Von Humboldt a tierras hoy hidalguenses. La investigadora universitaria aborda en la introducción de su tema la experiencia científica que Humboldt cultiva en Pachuca, Mineral del Monte y Zimapán, fundos mineros en los que se observan las plantas y la geología de los alrededores de las minas. Comenta sobre la visita que hace el científico a los Prismas Basálticos de Santa María Regla, a las aguas termales de Atotonilco y Amajac, y la conexión general de esos fenómenos naturales con su última obra: Cosmos. Continúa describiendo parte de la biografía de Von Humboldt, su educación y su familia. Luego centra su estudio en el viaje a América y el arribo de la Nueva España en 1803, cuando visita Acapulco, Chilpancingo, Taxco y la Ciudad de México, donde pretende descifrar el Calendario Azteca o Piedra del Sol, desenterrada en la Plaza Mayor.

Libro
A decir de Raquel Barceló, Humboldt se interesó por conocer más de 3 mil minas dispersas en los 37 distritos de la Nueva España.
Humboldt emprendió el viaje a la sierra de Pachuca el 15 de mayo de 1803 a lomo de mula y en algunos tramos a pie; dos días después pasó por la ciudad de Pachuca, donde fue recibido en la casa del segundo conde de Regla, Pedro Romero de Terreros Trebusto y Dávalos. Se dice que fue alojado en el convento de San Francisco.
En su descripción Humboldt refiere que encontró las minas de Pachuca con problemas de agua. También visitó las cajas reales, que en aquel momento era el lugar donde los mineros pagaban sus impuestos a la corona española. El 17 de mayo se trasladó a Mineral del Monte y estudió las vetas de Morán y Vizcaína. El 18 de mayo visitó el cerro de Las Navajas y al día siguiente emprendió su viaje a San Miguel Regla, visitando de paso Omitlán. El 23 y el 24 de mayo Humboldt viajó a las minas de Zimapán, no sin antes contemplar los grandes órganos que caracterizaron el paisaje rumbo a Actopan. Luego de estas jornadas Humboldt partió hacía Guanajuato y Michoacán.
Raquel Barceló concluye que para Humboldt la región minera, en particular el cerro de las Navajas y los Prismas Basálticos, sirvieron para hacer estudios comparativos con sus hallazgos mineralógicos en la Cordillera de los Andes, sobre todo en los volcanes de Quito, donde encontró obsidianas negras, verdes y amarillas.
La obra se puede consultar en las bibliotecas de la UAEH, en librería Carácter del Pabellón Universitario de la Ciudad del Conocimiento UAEH y en la dirección de ediciones y publicaciones. El libro forma parte del patrimonio cultural que produce la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y que comparte con la sociedad.

Comentarios