Caracas.- La redacción del diario El Nacional, un emblema de la prensa venezolana, volvió a estar repleta como en los mejores tiempos; el motivo: la solidaridad ante su salida de circulación por la falta de papel, el acoso político y la crisis económica.

Decenas de extrabajadores acudieron para apoyar a la mermada nómina del periódico que publicó el jueves su última edición tras 75 años de trayectoria, incluidas dos décadas de choque con los gobiernos de Hugo Chávez (1999-2013) y Nicolás Maduro.

“Hola Nicolás, nos vemos en la web”, advirtió en una frase editorial el medio, en referencia a la migración digital del rotativo.

Días difíciles

Obligado a ahorrar papel, monopolizado por una corporación estatal creada en 2013 que lo entrega discrecionalmente, el periódico redujo su tiraje a unos 5 mil ejemplares diarios, frente a los 250 mil de 2014 en los fines de semana.

El informativo, que tuvo 72 páginas en cinco cuerpos y varias revistas, había recortado sus ediciones a 16 páginas y limitado su circulación a cinco días a la semana.

Después de que Maduro decretara en agosto pasado un aumento de 3 mil 400 por ciento en el salario mínimo, lo que derivó en un cierre masivo de empresas y comercios, todo el personal de El Nacional ganaba el básico.

Ahora, la empresa anuncia una reestructura para “potenciar” su web.

Espera ser fiel al legado de un diario en el que firmaron plumas como los escritores Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, Arturo Uslar Pietri o el caricaturista Pedro León Zapata.

“Los periodistas tenemos un gran defecto: somos muy tercos, somos porfiados, nos dan por un lado y nos levantamos por el otro”, aseguró Spadaro.

Comentarios