Holocausto en el Ferrocarril

255
holocausto
Sobre una máquina de tren sucede una proyección de imágenes sobre los discursos de Adolfo Hitler

ALEJANDRA RODRIGO
Pachuca

La noche de ayer fue testigo de un espectáculo de jóvenes actores que inician en el juego del teatro. Ghetto de Therezin, la antesala de la muerte, en el centro cultural del Ferrocarril.
Un campo de concentración es sede de los abusos y las expresiones de odio más grandes que la humanidad ha visto.
Sobre una máquina de tren, como si fuera el cerebro de ese transporte, sucede una proyección de imágenes sobre los apasionados discursos de Adolfo Hitler y el público alemán excitado por escuchar el mensaje del Sol naciente. En la noche, un grito desesperado pronuncia: “Cantaron entre los sonidos huecos del tiempo”.
Así transcurrió esta interesante y generosa puesta en escena, en donde un grupo de estudiantes de la Universidad La Salle, dirigidos por Ana Liedo y Alberto Lara, nos transportaron hacia los terribles recintos de una de las tragedias más grandes del siglo XX, los campos de concentración del holocausto.
Al fondo, una máquina de tren real, en primer plano las vías, el tránsito de personajes venidos de la muerte, fantasmas de una dignidad robada, emergen para recordarnos que la capacidad de maldad y mediocridad, que caracterizan la raza humana, no ha cambiado.
Un loable trabajo de Alberto Lara y Ana Liedo, quienes reunieron un gran equipo de producción para cobijar a un grupo de adolescentes que penetra al seductor mundo del teatro. La fe, imaginación y el gran deseo de investigar un tema tan complejo, es de gran admiración y respeto, pues trabajan en beneficio del crecimiento cultural y artístico de Pachuca.

Comentarios