GUSTAVO ROSALES / IMSS HIDALGO
Pachuca.- El horario de verano fue puesto en marcha por primera vez en 1996 por decreto del presidente de la República Ernesto Zedillo y busca disminuir el consumo de energía eléctrica, bajo la primicia del ahorro en los costos de la producción de esa, pues al durar más el día se usaría menos electricidad. Además, en muchos países esa medida también es implementada desde hace muchos años.

Los efectos positivos del cambio de horario, según un estudio efectuado por la UNAM en el año 2000, son importantes, entre los que destacan: coincidencia con países con quienes se mantienen intercambios comerciales, turísticos, aeronáuticos y financieros; una notoria reducción en la inseguridad pública por las tardes; menor consumo de energía eléctrica en hogares en cada nación que se implementa y favorece la convivencia social y familiar.

No obstante, existen efectos negativos que dañan la salud de las personas, como explicó Adriana Bustamante Cruz, médica coordinadora de gestión del IMSS en Hidalgo, entre los cuales destacan los trastornos del sueño, ya que el organismo generalmente se nota y se siente cansado, pues en muchos casos las personas que salen a laborar lo hacen aun cuando no hay luz solar y cuando regresan a casa existe una sensación de fatiga.

De lo anterior, los cambios en la cantidad de luz solar percibida por el cuerpo y el cerebro son el ejemplo de que no hay daños como tal en la salud, sino alteraciones que llevarán tiempo corregir.

Sin embargo, Bustamante Cruz afirmó que niños y personas adultas mayores son quienes más sufren ese tipo de cambios en el reloj biológico, ya que esos grupos de población presentan rutinas diarias y de fin de semana más marcadas, mismos que pueden presentarse como síntomas de depresión, ansiedad e irritabilidad, tanto por la falta de sueño como de luz solar.

  1. Niños y personas adultas mayores son quienes más sufren trastornos en el reloj biológico, ya que presentan rutinas diarias y de fin de semana más marcadas
  2. Los cambios en la cantidad de luz solar percibida por el cuerpo y el cerebro son ejemplo de que no hay daños como tal en la salud con la implementación de otros horarios, sino alteraciones que llevarán tiempo corregir

Recomendaciones

Como en la mayoría de las enfermedades y cambios físicos, prevenir es tarea de todos, y aunque algunos efectos por el cambio de horario no pueden evitarse, otros sí contrarrestarse, por lo que el IMSS Hidalgo sugiere:

  • Tener rutinas de sueño establecidas e inalterables, es decir, dormir y despertar a la misma hora sin siestas en el día, a menos que el organismo esté habituado a esa práctica
  • La alimentación también es importante, pues no solo basta con comer sanamente, sino que deben evitarse aquellos productos que contengan cafeína, compuesto que altera de manera importante el sistema nervioso, el cual está relacionado con el sueño y los trastornos que puede desencadenar; igualmente recomienda evitar cenas pesadas pues también repercuten en el descanso

Comentarios