Las sanciones que emita la Policía estatal contra automovilistas que violen el programa Hoy no circula no son con fines recaudatorios, afirmó el gobernador Omar Fayad Meneses en reciente conferencia de prensa virtual. Pero como ayudan, ¿no? Es pregunta. En casi un mes desde que arrancó la estrategia para aminorar la movilidad ciudadana y reducir de esa forma los contagios por coronavirus, el gobierno de Hidalgo se embolsó al menos 868 mil pesos por concepto de mil infracciones. Eso, considerando que en cada una de las sanciones se haya aplicado la tarifa mínima de 868 pesos. En todo caso estaríamos hablando que desde el 4 de mayo habrían caído a la hacienda estatal más de un millón de pesos. El jueves de esta semana, el mandatario organizó una conferencia de prensa virtual en la que aprovechó, entre otras cosas para fustigar la crítica de opositores, para presumir el éxito del Hoy no circula. Fayad pidió una disculpa pública al sector de la población que se ha molestado por dicha medida pero aclaró que ningún hidalguense que se dedique a alguna actividad esencial ha sido afectado, ya que cuentan con el debido permiso para circular sin restricciones. Tal parece que la información no ha bajado correctamente a las localidades, donde el campesino de a pie debe pagar cuotas a agentes de la Policía estatal para dejarlos transitar con sus productos sin ser molestados, como ocurre en carreteras de la región de Tula. El jefe de lo que queda del priismo hidalguense dio a conocer que derivado del programa de reducción de movilidad las dependencias estatales han infraccionado a poco más de mil vehículos, lo que representa 0.07 por ciento de vehículos que circulan en la entidad. Rechazó que el esquema tenga intenciones recaudatorias, sin embargo, ese dinero no le caería mal a la tesorería en plena mengua económica provocada por la actual crisis. Habrá que seguirle la pista a ese dinero, que sea utilizado para fines médicos o sociales en favor aquellos sectores que se han empobrecido en los últimos tres meses del año. Si bien en esta emergencia sanitaria han emergido organizaciones oportunistas que pretenden llevar agua a su molino, exigiendo programas alimentarios al gobierno, por otro lado hay quienes son ajenos a estos grupos y que desde el fondo del anonimato claman ayuda oficial. No señor gobernador, no es recaudatorio el programa Hoy no circula, pero en este mes de operación ha dejado jugosas ganancias que al menos servirían para equipar dignamente a personal clínico que está en primera línea de atención contra el Covid-19, garantizarles un bono por riesgo de vida o contratar más capital humano. El programa que hoy ha sido aplaudido desde la federación por su efectividad, no es recaudatorio, pero esos 868 mil pesos servirían al menos para acelerar los microcréditos que prometió hace casi dos meses a los negocios de la esquina y que irremediablemente bajarán para siempre la cortina. No es recaudatorio el Hoy no circula, pero en los centros culturales, en las galerías, hay artistas que padecen los estragos de esta emergencia y que esperan un apoyo encomiable como retribución a su importantísima labor. De filón. El turismo estatal navega directo a la quiebra y no será fácil salir de ese socavón que cada vez se hace más profundo.

Comentarios