Dentro de los efectos secundarios inherentes al robo de combustible en Hidalgo, podría inferirse que uno de ellos es el aumento de los homicidios. Según el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), Hidalgo escaló tres posiciones a nivel nacional en la incidencia de homicidio: hasta el corte de octubre de 2018, la entidad ocupaba la posición 25 de los 32 estados de la República por homicidio doloso, cuando al mismo mes de 2016, ocupaba el sitio 28. Esa cifra coincide con el ascenso de Hidalgo como el segundo lugar nacional en cuanto al número de tomas clandestinas en ductos de Pemex, según el reporte mensual de la empresa con corte a octubre pasado. Todo lo anterior viene a cuento porque al concluir la primera semana del año llevamos nueve homicidios en territorio estatal, cantidad cercana al total acumulado durante el primer mes de 2018, cuando la cuenta arrojó 19 hechos. ¿El aumento de los homicidios tiene que ver con la violencia asociada al huachicoleo? En esta primera semana del año hay que tener en cuenta un caso poco común: el homicidio de cinco personas a raíz de una balacera en un panteón ubicado en Tezontepec de Aldama. Sobre ese hecho, el gobernador Omar Fayad pidió no especular sobre si está relacionado con el huachicoleo, pero el alcalde de la demarcación Pedro Porras pidió la presencia de fuerzas federales tras lo ocurrido. ¿Es o no el robo de combustible el culpable del aumento de los homicidios en la entidad? El lector sacará sus propias conclusiones.

Comentarios