No es la arenga desafiante, disfrazada de bravata del viejo líder obrero Fidel Velázquez, cuando ante un grupo de dirigentes gremiales y periodistas soltó aquello de: “Pendejos, quieren quitarnos del poder a base de impugnaciones y ‎tecnicismos legales. Si lo obtuvimos por las armas, nos lo tendrán que quitar por las armas”.
‎Tampoco es la última amenaza velada, cargada de rencor, del magnate mexicano-libanés Carlos Slim al enterarse de que un líder de la oposición alcanzaba ya mediciones estratosféricas en las simpatías electorales: “Creen que la sucesión presidencial es como una carrera de caballos, en la que gana el mejor. Están equivocados. Es mucho más que eso”.
Ahora no. Se trata de una escalofriante escalada de recursos económicos, descarada compra de votos, asalto a las casillas por los miembros del gabinetito de Peñita y los gobernadores priistas que cayeron como las siete plagas sobre los centros de votación en el Estado de México, y valiéndoles madre lo que se dijera de ellos, cometieron un fraude proditorio y descarado.

Elección “de estadito”, para darles tiempo de tramitar sus amparos

Se trató de estrenar para la calificación prematura de una “elección de estadito”, una mole gigantesca de acero y cristal que a un costo multimillonario construyó Higa, para eternizar el monumento al fraude electoral, al servicio del gobierno espurio del Estado de México, patrocinado con el dinero de nuestros impuestos y con nuestra vergüenza.
‎Se trató de darle a Enrique Peña Nieto una bocanada, una dosis de oxígeno, sobre enfermo terminal entubado, para que soportara los dos meses que le faltan y poder darle el dedazo a su favorito Luis Videgaray en la asamblea priista de agosto, como candidato único del PRI a la presidencia de la República… o al empleado de ambos, el Guasón Meade, si las cosas se le complican a Jared Kushner –su valedor en la Casa Blanca– por sus turbias relaciones con Rusia.
Se trató de darle el tiempo suficiente para que él y su pandilla de cacos hagan maletas, cobren en efectivo los moches atrasados y consigan el papasal adecuado de amparos con los que tendrán que enfrentar el año que entra no solo las órdenes judiciales locales, sino dar cara a las delicadas acusaciones del gabacho por su intromisión en los delicados asuntos de delincuencia organizada y la birlada de los miles de millones de dólares respectivos.

Pedro Zamudio, del IEEM, y la infamia de levantar el brazo a Alfreditito

‎Para cubrir esos asuntos de término forzoso, el país tuvo que atravesar el trance de ver demolida la Constitución, las leyes reglamentarias y toda la legislación electoral, pisoteadas a mansalva en todos los rubros posibles y lograr que el infame Pedro Zamudio, el del IEEM de Toluca, pronunciara las palabras salvíficas: “Va adelante el primito Del Mazo”; 15 segundos a un costo demencial.
Y de inmediato aparece el meme de rigor: “Dice el PRI que según el PREP ya ganó Edomex, Coahuila, Nayarit, Veracruz, Haití, Filipinas, Marte, Júpiter… y la Champions”.
Porque ni están defendiendo una revolución que no conocen ni la fecha de inicio, ni fijan nuevas reglas para las carreras de caballos. No creemos que entiendan ninguna alegoría. ‎Ellos lo único que saben son los procedimientos vulgares de robo electoral para salvar un pellejo más sobajado que la suerte de un gitano.
Ellos lo que saben es que sus robos, crímenes, atracos, prevaricaciones y sustracciones del presupuesto deben quedar a salvo siquiera el tiempo que duren medio sentados en la silla. Lo demás, es lo de menos. En función de eso, están dispuestos a vender honra, dignidad, rumbo y madre.

Exgobernador: los robos de Duarte palidecen frente a los de EPN

Porque, como le acaba de decir a un familiar de expresidente, un exgobernador reciente del Estado de México: “Enrique Peña Nieto es un imbécil y un ratero. El día que alguien destape las cañerías del palacio de gobierno de Toluca… si llegan a perder, Veracruz es un chiste comparado con las porquerías… que han hecho en el Estado de México… carreteras, concesiones, carretadas y aviones llenos de dinero público para las campañas van a encontrar su origen…”. A confesión de parte, relevo de pruebas. Una delación de un miembro privilegiado de la familia atracomulca, hoy despedazada por la ambición, inerme ante 2018.
Los negocios de las empresas, los fruncionarios del primer círculo, los altos niveles de Pemex, los miembros del sindicato petrolero, los gaseros, los generales acreditados como jefes de seguridad de los ductos del combustible, no son un chiste.
Aunque se han esforzado en descargar toda la culpa sobre los ciudadanos inocentes del atraco, una simple navaja de la pinza, encargados de entubar en cuanto los de arriba les avisaran que en tal minuto dejaban de bombear en tal o cual ramal de distribución, los responsables absolutos son los que maquinaron, ejecutaron y disfrazaron ese atraco al patrimonio nacional llamado huachicoleo.

Pemex y el Ejército se hacen de la vista gorda frente a Grupo Soni

Pero como tanto peca el que mata la vaca como el que le agarra la pata, el hilo se reventó por lo más delgado, y sorprendidos los atracadores se indignaron y ordenaron a los juanes se fueran con todo, mataran y vejaran cualquier ser humano que señalaran culpable. El mundo se horrorizó de su vesania.
Es incomprensible que Pemex ignore las maniobras ilegales del Grupo Soni, gasera propiedad de Salvador Oñate, presidente del Banco del Bajío, principal defraudador en el manejo del gas del Valle de México, su zona metropolitana y múltiples estados del país, de Sinaloa a Yucatán.
‎Garza Gas, del Grupo Soni, aprovecha las ventajas que se dan sobre el aprovechamiento ilimitado de los ductos de Tepeji, en Hidalgo. Maneja a su antojo precios, condiciones, seguridad en el sucio traspaleo del producto que supone un peligro para la población y un desafío a nuestro medio ambiente.

Garza Gas se conecta directamente a los gasoductos de Pemex

Muchos de los afectados por Salvador Oñate, el dueño del Grupo Soni, se preguntan por qué el Ejército y las policías federales buscan a los huachicoleros del combustible, por qué asesinan y vejan a poblaciones civiles con ese pretexto, cuando los responsables son los atracomulcas y sus protegidos.
Para muestra, un botón: en la esquina de avenida Gasoducto y Ferrocarril de San Pablo Xochimehuacan, Puebla, los bomberos encontraron una manguera de tres pulgadas enterrada en el piso y conectada a un ducto de Pemex, con longitud de 20 metros. El bitoque de referencia conectaba con los contenedores de la empresa Garza Gas.
‎Las tomas clandestinas se encuentran en casi todo el territorio nacional. Son auténticas bombas de tiempo, que se amachimbran entre gasoductos de 24 pulgadas de diámetro ubicados bajo tierra y conectados en la superficie con los depósitos gaseros de los mercachifles. Pero Pemex y el Ejército continúan masacrando mexicanos, buscando a los huachicoleros.

Monopolio de Oñate subió 30 por ciento el precio del gas en lo que va de 2017

Como fácilmente se deduce, es una cadena de indignidades y de mando que solo puede obedecer a las infamias del huachicolero que firma y ordena los atracos.
Mientras no se investigue al monopolio Sonigas SA de CV, Dos Mil Gas, Ópticas Carburación, Invalle, Trans-Oni, Gas Lori del Norte, filiales de Soni y Garza Gas, mientras Salvador Oñate no responda con su pellejo a estos estropicios, los atracomulcas seguirán buscando y asesinando a sus huachicoleros a modo.
Lo peor es que, de acuerdo al Banco de México, tan solo este año, el precio de gas LP se incrementó hasta 30 por ciento en algunas ciudades del país, debido a la falta de competencia. Claro. El intocable monopolio de Oñate es el que manda.
¿Usted qué haría?, pregunta el huachicolero entubado en Los Pinos.

Índice Flamígero: “Se vale ser puerco, pero no trompudo”. La elección más cochina de la historia reciente tuvo lugar en el Estado de México. Y por si fuera poco, la complicidad del árbitro electoral es harto evidente. Ya no se conforman con la alteración en el PREP de los resultados, ahora también harán de las suyas –que son las del PRI– en el traslado de urnas, un método casi medieval, cuando hay tecnología que puede transmitir electrónicamente la imagen de las actas. Cuando un represente de casilla de un candidato o candidata se lleva su copia del acta firmada por todos, está en la creencia de que ya amarró el triunfo en esa casilla . Lo que se presenta luego es que los paquetes electorales son concentrados en cada distrito electoral. En teoría lo vigila el HHH Ejército, jejeje. Lo que puede suceder es que en el inter, de que se abran los paquetes pueden cambiar toda la urna con una información distinta. Acuden al Tribunal Electoral –otro palero del tricolor–, cada cual con su acta, y los otros con la “información del paquete electoral”. En el tribunal, además de estar cooptados, le apuestan invariablemente al paquete, aunque todo sea falso. + + + Fue en seis distritos rurales donde el PRI consiguió los votos que le dan el pírrico triunfo… hasta el momento: Valle de Bravo, Tejupilco, Atlacomulco, Ixtlahuaca y Jilotepec. Ahí operó la maquinaria de compra y coacción. Fue donde, sin problemas se pudo hacer el acarreo y la movilización. También jugó un papel importante el llamado corredor azul –Naucalpan, Tlalnepantla, Atizapán–, donde el tradicional voto del PAN fue escaso, mientras el del PRI no se cayó del todo. Prácticamente se evidencia el acuerdo entre blanquiazules y tricolores, con una candidata a modo, que no emocionó ni menos conmocionó + + + Por cierto, ¿ya se fijó usted que EPN pertenece a la misma generación de políticos jóvenes –Medina, Duartes, Borge– que él mismo presumía?

www.indicepolitico.com
[email protected]
@pacorodriguez

Comentarios