En el Valle del Mezquital desde hace tiempo las instituciones de Seguridad están en crisis. Aunque quizá esto va más allá: el Estado y su conjunto de instituciones es el que tiene una crisis en sus cimientos. Y si hay orden, éste se resquebraja a la menor provocación. La sensación de inseguridad, de impunidad, ha llevado a que las personas vean normal y necesaria la justicia por propia mano. El último caso sucedió en Tasquillo, municipio donde el pasado domingo cuatro personas fueron detenidas tras ser descubiertas, presuntamente, mientras robaban. Después fueron trasladadas a la alcaldía para ser linchadas. No obstante, y como debe ser, un grupo de policías estatales acudió para liberar a los detenidos antes de ser ajusticiados en plena plaza pública. Esto, según el relato de los inconformes, provocó el enojo de la muchedumbre que se enfrentó contra policías estatales mientras estos sacaban a los supuestos delincuentes. Después los inconformes, a manera de protesta, tomaron el palacio municipal de Tasquillo y ahora piden la destitución de la alcaldesa Miriam Ramírez Mendoza y de otros integrantes del ayuntamiento. El pecado de Ramírez Mendoza fue, según los inconformes que visitaron Pachuca ayer para protestar, llamar a la Policía estatal para pedir que salvara a los supuestos ladrones. Es decir, ahora la población pide que destituyan a la alcaldesa porque hizo lo correcto: evitar un acto de barbarie contra cuatro personas que serían linchadas. Como ya hemos denunciado en este espacio, es imperativo que en la región del Valle del Mezquital las instituciones y el orden jurídico recuperen su cauce. De lo contrario, la región podría convertirse en una zona de excepción, de conflicto permanente, donde la ley sea una anécdota, un referente inconexo, ajeno a la realidad. De filón. Para quien no note el paso del tiempo, les tenemos una noticia: ya pasó el primer trimestre del año. Presupuestalmente, este tiempo significa dinero público que ya ha entrado a la entidad. Y vaya que los municipios han tenido acceso a recursos públicos. Tan solo durante los primeros tres meses del año los 84 municipios recibieron 957 millones 260 mil 507 pesos correspondientes a participaciones municipales, que no es otra cosa que recurso federal. ¿Cuántas obras ha visto en su demarcación? ¿Le parece que ese dinero se haya gastado?

No votes yet.
Please wait...

Comentarios