Uno de los miembros fundadores y considerado el sexto de Los Rolling Stones, de aspecto rudo y manos mágicas al piano.

Ian Andrew Roberto Stewart o Ian Stewart (Stu) nació el 18 de julio de 1938, en Pittenweem, Escocia. Hijo de Jhon Stewart y Annie Black, el primero de dos hijos. Poco después de su nacimiento su familia se mudó a Cheam en Surrey, para después radicar en el sur de Londres, en donde se le identificaba por su acento escocés. A los seis años inició su interés por el piano, desarrollando una pasión para la música boogie-woogie, un estilo de blues que comenzó en la década de 1930.

En Surrey, inició sus estudios, la preparatoria la efectuó en Glaisdale, después en el Instituto de Kingston-Upon-Thames, donde dejó la imagen de un buen alumno y deportista, pero muy tímido, ya que tenía un complejo de inferioridad a causa de la prominencia de su mandíbula, que también tenía su padre, el que pensaba que a Ian le había crecido más a raíz de un ataque infantil de sarampión.

A los 16 años se sometió a una revolucionara operación para reducir el mentón, que lo llevó a usar una prótesis durante seis meses. Stu también fue llamado para hacer su servicio nacional, pero fue dado de baja una semana después de ingresar. En mayo de 1962, Brian Jones colocó un anuncio en el magazine británico Jazz News, en el que se buscaban músicos para formar un grupo de rythm and blues, mismo que llamó la atención de Stu, experimentado en la velocidad del boogie-woogie y capaz de sostener el ritmo hasta la extenuación, aprobó con nota la audición, que poco después daría forma a la primera alineación de los Rolling Stones (RS), poco después se sumaron Mick Jagger y Keith Richards, quienes describieron el sonido de Stu como algo diferente al ejecutar su instrumento, ya que era blanco y sonaba como un músico de color.

En mayo de 1963, a solicitud de Andrew Loog Oldham, encargado de los RS, se despidió a Stu de la formación que salía a escena, ya que su aspecto no encajaba, argumentándole que seis caras en una foto eran demasiadas para que los fans pudieran recordarlas. Por otra parte, la prominente mandíbula de Ian y sus camisas en exceso bien planchadas terminaron de justificar el argumento de Oldham.

Stu no era un hombre de excesos, su imagen no daba el perfil. Excluido así por su apariencia física y su buen comportamiento, Stewart se vio retirado a la sombra del backstage. Por fortuna, el director no impidió que Ian siguiera trabajando para los RS, Stu simplemente decidió quedarse. Su presencia se convirtió en algo constante e imprescindible que nunca se veía en escena. Un hombre que afinaba instrumentos y llevaba a los chicos de concierto en concierto por toda Inglaterra. Road, mánager, músico, chófer, asesor y confidente. A partir de ese momento permaneció siempre en un segundo plano, Ian pasó a trabajar como guía personal en las giras y también como músico de estudio en los discos de los RS.

El piano de Stewart, asimismo, se puede escuchar en grabaciones para otras bandas como Led Zeppelin en el tema “Rock and roll” de su cuarto de 1971, y la canción “Boogie con Stu” de 1975, incluida en el Physical Graffiti. En 1982, tocó el piano y órgano para George Thorogood y los Destructores, en el álbum Malo del hueso. El 12 de diciembre de 1985, Stu falleció a los 47 años, víctima de un ataque al corazón en Londres, Inglaterra.

En 1989, los Stones entraban en el Salón de la Fama del Rock and Roll, no sin antes exigir que el nombre de Ian Stewart fuera debidamente incluido como parte fundamental del grupo. Veinticinco años después de su muerte, en 2010, su nombre aparece en un álbum, pero esta vez escrito en la portada de Ben Waters. Boogie 4 Stu, que es un homenaje póstumo más que merecido que reúne para la ocasión y por primera vez desde 1992 a los cuatro RS actuales y su exbajista Bill Wyman para interpretar una versión del clásico de Bob Dylan “El que mira, río abajo”; a Stu no le gustaba ninguna de las canciones de Bob Dylan, explica Charlie Watts, de hecho, solo le interesaba ese tema porque tocaba el piano Leon Russell. Ese proyecto fue ideado por el joven admirador de Stewart, Ben Waters, que acompaña las giras de Charlie Watts bajo el nombre The ABC&D of Boogie-Woogie. El álbum contiene 11 canciones tributo y es un último guiño para el amigo en común que nunca tuvo su hueco en la foto; los fondos recaudados se destinaron a la Fundación Británica del Corazón. En la autobiografía de K Richards siempre se podrá leer: “Ian Stewart, todavía trabajo para él, para mí y Los Rolling Stones son su banda”.

Hasta la próxima. Recuerden, es solo rock and roll, pero nos gusta.

Comentarios