El teatro Guillermo Romo de Vivar, en Pachuca, fue sede de un espectáculo teatral de comedia física con manipulación de objetos, donde se mostró la soledad y la rebeldía de los demonios internos de la silente protagonista.

Comentarios