A decir de Roberto Ampuero, “los políticos deben cumplir una misión que implica coraje civil y conocimiento del país que contribuyen a conducir… porque el peligro para un país que ve con escepticismo a la clase política, es que los políticos opten por estructurar programas en torno a las demandas más mediáticas que escuchen, desplazando a un plano secundario su viabilidad y conveniencia”.
En efecto, no se trata de una campaña permanente que genere información de vértigo, porque detrás de esa bruma algunos problemas crecen en el ámbito estatal y nacional, por ello deben atenderse demandas genuinas como es el tema educativo en todos sus niveles.
Por otro lado, cuando el tema lo amerita debido a que es una exigencia factible y deseable para la sociedad, como es la verdadera calidad educativa con ideales formativos o una emergencia en tiempos de desastres natural, y que a pesar que en la actualidad toda noticia, por dramática que sea, pueda ser rápidamente olvidada y reemplazada inmediatamente por otra. Pero el clamor de la sociedad se mantiene y es claro cuando las palabras se conectan con la conciencia del amor, orden y progreso, que es ahí donde las frases toman un fuerte sentido, así se dio la solidaridad de la comunidad universitaria de la UAEH con los afectados por el sismo reciente, y qué mejor método de enseñanza que el que se practica con los hechos benéficos partiendo de sólidos ideales formativos. Por ello es tan importante la preparación para el trabajo y el cultivo de la propia humanidad como misión educacional.
Por otro lado, la entrega del reconocimiento del Times Higher Education (THE), que es uno de los rankings con mayor prestigio a nivel mundial que da la mayor relevancia al grado de complejidad y aporte a la investigación de las universidades, con la incidencia de investigación, y su impacto como una muestra real del progreso, resalta la productividad del sistema.
Por ello, los excelentes resultados obtenidos por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) son motivo de orgullo que la posicionan como una de las mejores instituciones de México y América Latina, tal como fue acreditado recientemente por el rector Adolfo Pontigo Loyola, quien recibió de manos de Will Sánchez, director regional del organismo en América Latina y África, el certificado THE Latinoamérica 2017. Pontigo Loyola dijo: “Nos encontramos entre las 10 mejores universidades del país, hemos alcanzado visibilidad internacional y logramos ser clasificados dentro del selecto grupo de las mejores universidades del mundo, de acuerdo al organismo Times Higher Education. Hoy es un día altamente significativo que permea no solo en el municipio y el estado, sino también en el país, porque tener un lugar como es el mil uno plus, dentro de la elite de las mil 200, no es cosa menor.”. Finalmente, enhorabuena por nuestra máxima casa de estudios, la UAEH, y a su Patronato Universitario por tan significativos logros.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorEntre un conejito y “el placer de vivir”
Artículo siguiente32 años después y otra vez el gobierno quedó rebasado
Doctor en ciencias de los materiales, ingeniero minero metalúrgico por la UAEH y maestro en ciencias en geología minera por el Instituto Politécnico Nacional. Profesor investigador de la Autónoma de Hidalgo y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Colabora en Libre por convicción Independiente de Hidalgo desde 2009.