Recientemente, el ranking internacional de Times Higher Education (THE), que es una fuente confiable y reconocida a nivel mundial, muestra claramente el dinamismo de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, y su favorable comparación dentro de América Latina y en el mundo.

Para orgullo hidalguense, la UAEH destaca especialmente con resultados que fueron conseguidos con base en esfuerzo y un Plan de Desarrollo Institucional, que establece el crecimiento de la UAEH a corto, mediano y largo plazo, lo cual no hubiese sido posible sin el autogobierno y una autonomía responsable con transparencia y rendición de cuentas que la UAEH ha sustentado.

Entre tanto, resulta sorprendente observar qué hechos tan positivos de análisis de nuestro sistema no forman parte del diagnóstico de sectores gubernamentales administrativos que se hallan ausentes de su agenda, y más bien, lo que ocurre es la ceguera frente a este tipo de información transparente que procede de una resistencia ideológica, en el sentido de una falsa conciencia, de prejuicios infundados y de una preferencia por diagnósticos negativos que justifiquen medidas ya adoptadas o por adoptar.

Exactamente, así ha procedido la unidad de inteligencia financiera y sus técnicos asesores quienes carecen de una justificación racional, que no se basan en la evidencia tangible y no consideran los análisis locales e internacionales que contradicen dicha ideología.

A ese respecto, el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo Adolfo Pontigo Loyola, en una entrevista radiofónica, dijo: “La UAEH obtuvo una sentencia unánime del segundo tribunal colegiado del 22 circuito del Poder Judicial de la Federación para levantar el bloqueo de seis cuentas de la institución, y cuyo fallo resolutivo aún no se ha acatado. Por ello, calificó de desafortunada la situación en la que se trastoca el Estado de Derecho a través de conductas arbitrarias por parte de la unidad de inteligencia financiera y del banco HSBC”.

Asimismo, el rector, quien denunció un nuevo bloqueo de cuentas que tienen que ver con los recursos destinados para el pago de nómina de 7 mil 500 trabajadores y en donde la tesorería de la federación deposita recursos para la educación, con ello dijo: “Van a paralizar, bajo una situación de un contexto y una situación mundial como lo es la pandemia (Covid-19) y lo que eso implica; lo que está generando en el país y en nuestro estado, a la Universidad, un problema gravísimo”. Y agregó: “Esta universidad es pública que ha tenido una administración que le permite no tener problemas financieros y que todos sus recursos son lícitos, como consta en las pruebas… Es un absurdo que se estén bloqueando recursos, hoy nuevamente, que vienen de la federación”.

También, es absurdo que dada la contingencia mundial por el Covid-19 cuando más necesario es impulsar la educación superior dado los complejos desafíos surgidos que hacen prioritario cuidar la educación pública en México, pero sucede lo contrario, ya que con acciones emprendidas contra la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo se pone en riesgo ese derecho fundamental. Derecho que concierne a toda la sociedad y no solo a la universitaria.

Comentarios