Iglesias cristianas de Austria reconocen complicidad con la política nazi

289
Austria

Viena.-

Las iglesias cristianas de Austria reconocieron ayer su responsabilidad en los acontecimientos que llevaron a la anexión (Anschluss) de Austria al Tercer Reich, a la Alemania nazi, hace 80 años, e incluso su complicidad con la política nazi.
En una declaración, la presidencia del Consejo Ecuménico de Austria (ÖRKÖ) admitió que “algunas iglesias no solo festejaron la anexión, sino que apoyaron también de lleno la política nacionalsocialista, como el antisemitismo y la extinción de vidas consideradas sin valor”.

“Hoy (ese pasado) nos parece una traición al evangelio que nos llena de vergüenza”, añadió en la declaración, emitida con motivo de cumplirse el lunes 80 años del Anschluss, la anexión de Austria a la Alemania nazi, inició la noche del 11 al 12 de marzo de 1938.
La resistencia al régimen nazi que imperó en los siete años siguientes fue “solo esporádica” en las iglesias, que deben reconocer su “culpa y fracaso por haber sido cómplices o haber mirado hacia otro lado”, prosigue la nota, publicada por Kathpress, la agencia de la Iglesia católica en Austria.

Tras recordar que “muchos austríacos fueron culpables”, la presidencia del Consejo Ecuménico resaltó que “el espíritu maligno que allanó el suelo al régimen nazi también estaba presente en las iglesias cristianas”.
Finalmente, afirmó que la “lección” aprendida de ese “amargo reconocimiento” es que hay que hacer todo lo necesario para “inmunizar a los seres humanos contra los eslóganes de falsos profetas” y hacer de Austria un “hogar para los perseguidos”.

Los primeros que sintieron la violencia nazi fueron los ciudadanos judíos, unos 200 mil solo en Viena, pero también se vieron perseguidos los gitanos, las personas con capacidades diferentes y los homosexuales, así como los socialdemócratas, comunistas, sindicalistas y numerosos intelectuales y artistas.

Comentarios