Ignoran anomalías de avión siniestrado

447
avion

 

Arcelia Maya / Agencia Reforma
Ciudad de México

Desde hace cinco años, pilotos y sobrecargos denunciaron ante el gobierno federal las fallas que presentaban los aviones de la aerolínea mexicana Global Air, propietaria de la aeronave siniestrada el pasado 18 de mayo en Cuba.
Ante la dirección general de aeronáutica civil (DGAC), perteneciente a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), exempleados de la compañía presentaron documentos y fotografías de las condiciones en las que operaban los vuelos internacionales.
Desde 2013, Mirna Díaz, una exsobrecargo de la empresa, documentó con imágenes, diversas irregularidades en los aviones, entre ellos el Boeing 737-2000 con matrícula XA-UHZ que dejó 112 muertos.

En dos correos electrónicos, González envió el material a Edna González, entonces inspectora de la DGAC, que incluyó fotografías cómo los trabajadores realizaban, de manera irregular, la recarga de combustible al avión siniestrado.
“A Edna, me la jalé de la inspección para explicarle la situación y presentarle mi queja de modo personal. Ella me proporcionó su tarjeta.
En entrevista con Grupo Reforma, sostuvo que los dos aviones en los que ella trabajo, el de matrícula XA-UHZ y otro, estaban igual de dañados.
“Sería maravilloso que revisaran a todos los aviones para que terminen de horrorizarse, porque parece que lo que he dicho es poco. No es nada exagerado con la realidad”, expresó.

Algunas de las anomalías más graves que observó fue que se viajaba con sobrepeso, volaban sin agua por tres días, no llevaban balsas salva vidas ni el equipo completo de salvamento.
Relató que además, la mayoría del personal trabajaba bajo abusos laborales, que incluían dormir y comer en el avión durante días.
La exempleada, quien trabajó de 2013 a 2016 para la compañía, expuso que después de su denuncia fue amenazada con quitarle la licencia de sobrecargo si seguía hablando de las condiciones en las que las aeronaves prestaban su servicio.
“No perdí la licencia, pero trabajo no me volvieron a dar”, reprochó.

Aseguró que en Global Air se rumoraba que las empresas hermanas Meigas Aviation Services, Easy Sky y Sudamericana de Aviación sobornaban anualmente a las autoridades de México para que no se realizaran las inspecciones.
“Las inspecciones se realizaban en la oficina. Eran muy cínicos. Las inspecciones se deberían realizar en el avión, pero en los tres años que trabajé yo jamás vi al inspector arriba de un avión”, dijo.
Díaz denunció también una serie de abusos laborales, pues para un empleado de Global Air las anomalías comenzaban desde que firmaban su contrato.

Comentarios