Cuando nos referimos a la igualdad de género las mujeres han recorrido un largo camino en el reconocimiento y ejercicio de sus derechos en el contexto nacional, la participación de éstas en las decisiones de la vida pública fue una demanda constante desde la guerra de Independencia.
La dirección de estudios sociales de la posición y condición de las mujeres y la equidad de género realizó un recorrido histórico desde los primeros momentos en que las mujeres exigieron su participación, pasando de la lucha sufragista hasta la paridad.
En distintos tiempos las mujeres fueron alcanzando, no sin luchas, sus derechos ciudadanos y avanzando hasta lograr que al día de hoy más mujeres intervengan en la vida política y en la toma de decisiones.
Un gran avance en el tema es la publicación en el Diario Oficial de la Federación de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales y la Ley General de Partidos Políticos, ambas publicadas el 23 de mayo de 2014, en donde se establece la obligatoriedad para los partidos políticos de garantizar la paridad de género en las candidaturas a legisladores federales y locales, asimismo el aumento de porcentaje de un 2 a un 3 por ciento para la capacitación, promoción y desarrollo del liderazgo político de las mujeres, del financiamiento público ordinario.
El incremento y la transformación de la participación laboral de mujeres se refleja en su incorporación a los órganos de poder en los ámbitos legislativos federales o estatales, en las instituciones de la administración pública federal (APF), estatal y municipal centralizada o paraestatal y en los diferentes órganos del Poder Judicial de la Federación (PJF) y de los estados.
Esa participación ha sido posible gracias a la lucha por ganar espacios políticos que emprendieron las mujeres hace más de 63 años. Aun cuando en la sociedad no se ha reconocido ampliamente su presencia y participación en el acontecer social y político, este hecho tuvo un auge durante el siglo pasado.
En el orden jurídico nacional se cuenta con diversos instrumentos normativos de protección de derechos humanos de las mujeres, que han ido armonizando sus contenidos a efecto de incorporar la perspectiva de género y el enfoque de derechos humanos, entre ellos:
1. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
2. Código civil federal.
3. La Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.
4. La Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación.
5. La Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres.
6. La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.
La perspectiva de género en el rubro normativo es una herramienta en la gestación de una cultura igualitaria para la eliminación y erradicación de todo tipo de jerarquizaciones por cuestiones de sexo, que debe visibilizarse también en principios y políticas públicas del Estado mexicano con el fin de permear en toda la estructura que lo conforma y consolidar la igualdad sustantiva en el reconocimiento, goce y ejercicio de los derechos humanos.
En ello reside la importancia de la incorporación de la perspectiva de género al marco jurídico mexicano, con el objetivo de que paulatinamente se vayan minimizando los efectos de la asignación de papeles sexistas, que solo han impedido la consolidación de la igualdad entre mujeres y hombres.
La invisibilización de los derechos humanos de las mujeres impacta particularmente en las esferas de trabajo, pobreza, vida familiar, salud y nutrición, educación, medio ambiente y vida pública e instancias de decisión y en ese sentido es que se han pronunciado el conglomerado de declaraciones en defensa de los derechos humanos de las mujeres, que la visualizan como sujetos potenciales de desarrollo, por lo que nuevamente se hace patente la necesidad de incorporar la perspectiva de género en el acervo normativo de los tres órdenes de gobierno y en todos los ámbitos, a efecto de estar en la posibilidad de garantizar a las mujeres un desarrollo equitativo, justo y democrático.
¿Usted qué opina?

Comentarios