“Imaginémonos cosas chi…”

285
pichardo

Es sábado por la tarde. México acaba de derrotar a Corea del Sur y se acerca cada vez más a un objetivo que muy pocos se hubieran atrevido a imaginar: llegar a la ronda de octavos de final como primer lugar de grupo. De este lado del charco, los compatriotas que radican en la capital del país celebran en el Ángel de la Independencia al mismo tiempo que se lleva a cabo la marcha por el orgullo gay. Amantes del futbol y la comunidad LGBT conviven alegremente el día en que, por primera vez, los mexicanos no gritaron “¡ehh…p·$%!” al arquero rival.
Hasta el momento, la participación del Tricolor en el Mundial de Rusia ha sido un constante recordatorio de lo que implica superar el derrotismo cultural con autocrítica y temperamento. La entrevista de Javier Hernández con David Faitelson se convirtió en la consigna oficial del presente ciclo pambolero. Como hiciera Guillermo del Toro –también tapatío–, Chicharito logró materializar sus convicciones y anotar su primer gol en la justa. Lo propio ocurrió con Carlos Vela, quien por fin convirtió en una competencia de esta índole y señaló al cielo para hacer sonreír a su abuelo recientemente fallecido.
¿Y Osorio? El polémico estratega fue ovacionado por el público mexicano por primera vez en todo su proceso. Si bien esto comprueba el tan común fenómeno de “viva el rey, muera el rey”, también refleja la profunda unión entre la afición y el equipo. Tan es así que Rafa Márquez, el aún más histórico capitán, tuvo que salir, de manera solemne y acompañado por el resto de la plantilla, a pedir que cesara la serenata a las afueras del hotel para poder conciliar el sueño.
Todo es felicidad cuando el balón se pinta de verde. Hirving Lozano se perfila para ser una de las grandes figuras del combinado azteca. Su juventud y habilidades han llamado la atención al grado de ser colocado en la órbita del Real Madrid y el Barcelona por algunos medios internacionales. Colectivamente, destaca la ausencia de las famosas rotaciones que tanta incertidumbre causaron a la opinión pública, así como un estilo de juego consolidado basado en mantener líneas y explotar la velocidad de volantes y extremos.
México enfrentará a Suecia para termina de definir su futuro en tierras soviéticas. Sea cual sea el resultado final, el mayor triunfo de ese grupo ha sido unir lo que las crisis políticas y sociales habían fragmentado.

Comentarios