Vivimos tiempos violentos. Particularmente, las mujeres padecen una espiral de agresiones que parece no tener fin y que además cada día empeora. Lo peor es que no se ve una estrategia clara para disminuir los atentados contra las mujeres. Hidalgo no es la excepción frente a la epidemia de violencia. Tan solo esta semana autoridades confirmaron el hallazgo de dos mujeres cuyos asesinatos apuntan a ser feminicidios. Uno de los casos sucedió en Huejutla, donde la tarde del lunes el cuerpo de una mujer fue hallado a orillas de la carretera federal Álamo-Valles, a la altura de la localidad Aquixcuatitla. Es decir, cumplió con una de las condiciones que prefiguran un feminicidio, de acuerdo con el artículo 325 del código penal federal: el hecho de que el cuerpo haya sido abandonado en un lugar público. El segundo ocurrió en la localidad San Cristobal, en el municipio de Cardonal, donde el cuerpo de una mujer fue encontrado también a la orilla de una carretera que conduce hacia ese lugar. Es decir, en solo una semana tenemos en Hidalgo dos casos que apuntan a ser feminicidios. Con eso, en 2020 el estado ya registra cuatro feminicidios, mientras todo el país se encuentra en crisis por el incremento de la violencia contra las mujeres que ha tenido como respuesta intensas manifestaciones en varias regiones del país, particularmente en la Ciudad de México. Y a ese contexto hay que agregarle el caso Fátima, que literalmente volvió a sacudir la opinión pública cuando todavía no superábamos el feminicidio de Ingrid Escamilla. En medio de ese vendaval, ayer el pleno de la Cámara de Diputados aprobó con 415 votos a favor y uno en contra reformas al código penal federal que endurecen con cinco años más los delitos de feminicidio y abuso sexual en menores de edad. La pregunta es si agravar las penas será suficiente para contener la ola de violencia cuando hay instituciones que obstaculizan las investigaciones y funcionarios que no actuan con celeridad. Son, sin duda, tiempos oscuros para la nación. De filón. Ayer el Instituto Estatal Electoral negó el registro de la coalición parcial Juntos Haremos Historia por Hidalgo que pretendían Morena, Partido Verde, Nueva Alianza y Encuentro Social para las próximas elecciones de ayuntamientos. Una alianza que, al menos en Morena, nadie quería en la entidad.

Comentarios