Imparte Armando Alanís taller sobre minificción

251
Armando Alanís ,UAEH,minificción

La actividad fue desarrollada del 4 al 6 de julio y acumuló un total de 15 horas en el Cecyd

Mineral de la Reforma.- El escritor de minificción Armando Alanís ofreció el taller ¿Cómo ser breve? Escribir minificción, como parte de la vinculación que el Centro de Educación Continua y a Distancia (Cecyd) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) tiene con el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

La actividad fue desarrollada en tres días, del 4 al 6 de julio, y acumuló un total de 15 horas, donde abarcó aspectos prácticos y de teoría, conocimientos aprovechados por 24 personas que se inscribieron. En el segundo día, Libre por convicción Independiente de Hidalgo entrevistó al ponente para conocer más detalles del taller.

“Yo llevo tiempo dando talleres como este que estoy impartiendo y he estado siempre relacionado con el INBA, también he venido varias veces a Pachuca y he estado también participando en eventos literarios en la universidad; me contactaron ahora para que viniera a dar este taller.”

El curso abordó dicho género cuyos textos son muy breves, narrativos y comprimidos en menos de una página de extensión.

Según Alanís, el microrrelato tiene varios años, aunque el auge es mayor, propiciado por el uso de las redes sociales.

“Permiten y exigen incluso que lo que ahí se publica sean cosas breves”, mencionó el también profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien agregó que quienes cursaron el taller estuvieron muy interesados.

“La mayoría también ya escribe, pero quieren ahora adentrarse al microrrelato, que no es nada más por las redes sociales que están tanto en boga, yo creo que tiene mucho que ver con esta época tan vertiginosa. Entonces, el microrrelato es algo muy contemporáneo, pero también muy antiguo, porque podemos rastrearlo hasta los cuentos cortos escritos por chinos dentro de las tendencias taoístas, varios siglos antes de Cristo.”

Añadió que hoy en día hay personas que solo se dedican a escribir microficciones porque lo consideran una parte muy importante de su trabajo como narradores.

“Lo primero que salta a la vista en los microrrelatos es la brevedad, una microficción no debe tener más de una página, si es posible, tendrá solo dos o tres párrafos, unas cuantas líneas o solo una línea. Una característica de la minificción contemporánea es la intertextualidad, es decir, una autor escribe una minificción que se relaciona con otras minificciones o noveles o poemas que se han escrito antes, clásicos o contemporáneos; en ese diálogo se enriquece el texto.”

La colaboración entre el Cecyd y el INBA, puntualmente con la coordinación nacional de literatura, ha traído otro diplomado al centro: literaturas mexicanas y lenguas indígenas; con los resultados de este fue como se otorgó el taller presencial con Armando Alanís.

Al momento, solo la Autónoma de Hidalgo está trabajando a nivel nacional con estancias de cultura; los programas piden mínimos requisitos y están avalados por el INBA. Además, el Cecyd continuará ofertando distintos esquemas en la segunda mitad del año.

Armando Alanís sintió desde muy pequeño la necesidad de escribir cuentos; siendo un soñador, imaginaba aventuras en las cuales él era el protagonista y algunas cosas las plasmó en un papel.

“Ya cuando llegué a los 18, 19 años, empecé a leer a autores como Edmundo Valadés con La muerte tiene permiso o El llano en llamas, cuando yo lo leí nadie me había hablado de Juan Rulfo, yo no sabía que existía, pensé que podría escribir algo similar, así empecé a escribir cuentos y novelas.”

Finalmente, invitó a aprovechar las tecnologías y utilizar las redes sociales como un campo de experimentación literaria.

  • Según el profesor de la UNAM, el microrrelato tiene varios años, aunque el auge es mayor, propiciado por el uso de las redes sociales

Comentarios