“El hombre valiente no es el que no siente el miedo, sino aquel que conquista el miedo”

Nelson Mandela

¿Te has sentado a mirar una pieza de arte por horas, o adentrarte en alguna historia por mucho tiempo y tienes mucha satisfacción por eso? Tal vez seas fan de alguna serie, actor, o eres coleccionista de imágenes, música o cualquier otra manifestación del arte. Si tu respuesta es afirmativa, sabes que esa sensación de observar algo que te atrae sin ninguna razón por horas es algo que no se tiene casi todos los días. A eso se le conoce como experiencia estética. De manera más común le llamamos gustos personales, aunque es más parecida a volar que a elegir el vuelo. Las distintas estéticas del arte serían como los diferentes tipos de comida y los platillos de cada menú, las notas de las historias o expresiones artísticas. La puerta de acceso a esas experiencias son todos nuestros sentidos, el placer de disfrutarlo puede ser sorprendente y nos abre las puertas a la imaginación, pero también a manifestar los miedos más profundos.

Más allá de solo expresarnos, el arte, como actividad creativa, tiene un efecto liberador, curativo y de desarrollo personal, siempre que tú mantengas una actitud positiva. Además, el arte sensibiliza, y los artistas, al ser seres sensibles, crean una mejor sociedad.

Inspira a innovar. La blusa rumana, creada en 1940 por Henri Matisse, es una pintura colorida y de trazos bruscos que muestra el retrato de una rumana con una vestimenta típica. Gracias a ellos, el diseñador Yves Saint Laurent se inspiró para crear su famosa colección otoño-invierno en 1981, y resultó un éxito en el mundo de la moda. Además, otros diseñadores reconocidos aún se inspiran en la obra de Matisse, eso nos demuestra que el arte genera más arte.

Otorga un lenguaje universal. Un gran ejemplo de ello lo tenemos cuando escuchamos una canción y que sin importar el idioma, te gusta la emoción que genera en ti.

Enseña a ser tolerantes. La posibilidad de apreciar diferentes tipos de belleza. Como la estética siempre ha sido relativa, aunque también delimitada por ciertos cánones de belleza que se construyen por las diferentes generaciones. En un mundo tan marcado por esa última, es difícil separar la concepción de lo bello con aquella que la industria fabrica y trata de vendernos.

Nos ayuda a entender situaciones políticas. El arte de la guerra de Sun Tzu, el Monumento a la Revolución en la Ciudad de México, inicialmente un palacio legislativo; el Reloj monumental de Pachuca, estaba de moda en la clase política construir relojes en centros de importante poder económico. La empresa fabricante del reloj era Dent de Inglaterra, misma que realizó el Big Ben.

Otorga identidad a una ciudad o a un grupo social. La bandera arcoíris, símbolo emblemático de la comunidad LGBT. Las ciudades más famosas del mundo son reconocidas por su arquitectura u obras maestras que les otorgan un estilo y personalidad, ¿qué sería de Kuala Lumpur sin las Petronas? ¿De París sin la Torre Eiffel? ¿De Londres sin el Big Ben? ¿De Nueva York sin la Estatua de la Libertad? ¿De Agra sin el Taj Mahal? ¿De Roma sin el Coliseo? ¿De Atenas sin el Partenón? o ¿De Río de Janeiro sin el Cristo Redentor? ¿Qué sería de Notre Dame sin su Quasimodo y qué decir de aquellas míticas gárgolas? La “palabra fatalidad” encontrada por Víctor Hugo en una de las paredes de la catedral cuentan que fue la detonación para escribir dicha novela.

Abre la ventana al futuro. La película Volver al futuro y sus pantallas gigantes en las avenidas hoy son una realidad.

La creación o la apreciación pueden funcionar como terapia. Jackson Pollock fue un artista del expresionismo abstracto. Su producción es famosa pero sus problemas con el alcoholismo no. En repetidas entrevistas, Pollock declaró que la única forma de olvidarse de su necesidad por el alcohol era a través de la pintura. Para unos pintar puede ser un método de relajación y para otros disfrutar una tarde de museo.

Eleva el nivel de conciencia. Los Mándalas tibetanos ahora se pueden encontrar en bonitas ilustraciones para iluminar en casa.

No olvidemos que esta semana se celebra el Día Internacional de la Danza, si estás interesado en abrir la llave del arte, puedes donar una para el busto que se realizará en honor al maestro Álvaro Serrano, fundador del Ballet Folklórico del estado de Hidalgo; en el futuro cuando veas concretado ese homenaje escultórico, podrás sentirte orgulloso de haber sido parte de la historia de la danza en Hidalgo. Más información con el maestro Luis al teléfono (771) 525 6770.

Las posibilidades del arte son ilimitadas, consigo lleva la historia de la sensibilidad y la creatividad humana.

[email protected]
Facebook: Balletfolkloricode.hidalgo/
#Balletfolkloricodehidalgo
#DiaInternacionaldelaDanza
#ElSéptimoEstado

Comentarios