La propiedad intelectual, como el caso de las patentes, es una herramienta básica para incentivar los procesos productivos, además de fomentar y difundir la innovación, por ello las ideas y creaciones que pueden aplicarse a esos procesos son fundamentales y nos permiten aportar valor agregado a los productos, también a la difusión del conocimiento, transferencia tecnológica, promoción de marcas, patentes, diseños industriales y denominaciones de origen.

Este contenido esta reservado para los usuarios registrados ¿YA ERES SUSCRIPTOR? CONÉCTATE AQUÍ o SUSCRÍBETE

Comentarios