Impunes, agresiones contra agentes de tránsito

223

Tulancingo.- Insultos y agresiones físicas son situaciones cotidianas que enfrentan los oficiales de la dirección de tránsito y vialidad de Tulancingo al realizar sus labores en distintos puntos de la ciudad.

Sin embargo, la mayoría de los casos no son denunciados formalmente, pues aunque algunas veces los agresores son remitidos a la barandilla municipal, tras establecer acuerdos, sobre todo en caso de tener que pagar atención médica, y liquidar una multa, el tema no tiene seguimiento.

Un hecho de ese tipo ocurrió el 7 de noviembre, cuando un automovilista que circulaba sobre la avenida Manuel Fernando Soto, en el centro de la ciudad, fue detenido por un oficial de tránsito y vialidad al ser sorprendido cuando hablaba por celular mientras conducía.

Tras ser intervenido y solicitarle sus documentos, el automovilista indicó que no contaba con ninguno, por lo que el oficial le explicó que el vehículo sería retenido a lo que el sancionado respondió con un golpe contra el agente.

El agresor fue trasladado a barandilla municipal, donde tras establecer un convenio y realizar el pago de una multa fue puesto en libertad.

De acuerdo con información de oficiales de tránsito y vialidad, en promedio sufren de dos a tres agresiones diarias, la mayoría verbales.

Pese a que el reglamento municipal de vialidad y tránsito establece sanciones para los automovilistas que agredan a los uniformados, en la mayoría de los casos no existe aplicación de castigos, según los consultados.

Finalmente, agentes recordaron que un oficial de tránsito fue arrastrado varios metros por un vehículo, luego que el uniformado le indicara al automovilista que había cometido una falta, sin que existieran consecuencias legales por los hechos.

Comentarios